Moda y sonrisas que acallan el cáncer

María Barcia, posando para EL COMERCIO./MARIO ROJAS
María Barcia, posando para EL COMERCIO. / MARIO ROJAS

«Cuando me detectaron la enfermedad, pensé que mi mundo se acababa, pero hay que estar lo mejor posible y, sobre todo, verse bien» La influencer María Barcia, un ejemplo de valentía en las redes que «no para de trabajar»

ALBERTO ARCEOVIEDO.

El camino que ha tenido que seguir la ovetense María Barcia para convertirse en una de las 'influencers' más reconocidas de Asturias no ha sido fácil y, desde el comienzo, ha estado marcado por la superación de la enfermedad. Quizás por ese nombre no les suene demasiado, pero por '@mariafashionlook' y para sus más de 300.000 seguidores en las distintas plataformas virtuales en las que trabaja, la cosa cambia. Todo comenzó en 2014. Una fibromialgia la obligó a dejar su trabajo como administrativa y a buscar una solución digital más pausada en la que dar rienda suelta a su talento: la moda. Ahora, cinco años después, la aparición de un cáncer de mama no ha mermado sus fuerzas. Todo lo contrario, ahora su historia «sirve de ejemplo para otras mujeres que estén pasando lo mismo a través de las redes sociales».

Cuando me detectaron la enfermedad, pensé que mi mundo se acababa, pero hay que estar lo mejor posible y, sobre todo, verse bien», explica Barcia. «Veo que estoy ayudando a los demás y al mismo tiempo noto el cariño de la gente. Me sale natural», sentencia, en medio de un hervidero de notificaciones que no cesan de iluminar una y otra vez la pantalla de su teléfono móvil durante la entrevista.

La carrera de esta 'personal shopper' ovetense, una de las primeras de Asturias en dedicarse a esta actividad, está marcada por sus constantes colaboraciones con marcas de moda de primer orden a nivel mundial como Lois, Victorio y Lucchino o Bikatelier, entre una larga lista. «No es fácil», explica. «No todo el mundo tiene esa oportunidad, pero no es oro todo lo que reluce, y lo que a priori podría parecer que solo es subir una fotografía, en realidad conlleva muchísimas horas de trabajo y estar siempre conectada».

Y es que, entre 'Facebook', 'Instagram' y '21Buttons', las tres plataformas sociales en las que participa de forma más activa, y en las que sus miles de seguidores pueden adquirir, además, algunos de los diseños y 'looks' de las firmas que promociona la ovetense, su papel en el mundo de la moda asturiana no termina ahí. Recientemente, Barcia ha formado parte del jurado de los premios Miss Turismo Asturias 2019 y, de sesión a sesión, también ha tenido tiempo para desfilar en el Woman Vip, por ejemplo.

Aunque el pasado mes de abril, la vida de Barcia dio un vuelco cuando le detectaron dos tumores en el pecho y la posible aparición de un tercero, la influencer no pierde el ánimo ni la seguridad. Madre de tres hijos, admite que «lo peor del proceso es la quimioterapia», pero que «lo mejor» que puede hacer contra sus efectos secundarios «es sonreír». Ni se da por vencida ni piensa hacerlo.

Sin parar de trabajar

«Aunque a veces esté cansada, solo pienso en trabajar y en sacar a mis hijos adelante», expone. «Algunos días es más difícil que otros, el tratamiento es duro, pero no puedo parar ahora. Incluso sigo yendo al gimnasio, aunque con mucha menos frecuencia, claro. Esta enfermedad puede suponer un trauma muy importante para muchas mujeres, pero podemos seguir viéndonos bien aunque se nos caigan las cejas, las pestañas o el pelo. Piensas que te vas a morir, pero no dura para siempre», anima al resto de pacientes.

En ese sentido, destaca, «lo que no se puede dejar a un lado son las revisiones periódicas. Son algo esencial. Yo tuve suerte, porque me lo detectaron rápido», concluye.

Temas

Oviedo