La 'Nasa del agua' para escolares

Los alumnos durante la visita a las instalaciones. / ALEX PIÑA
Los alumnos durante la visita a las instalaciones. / ALEX PIÑA

Estudiantes del ciclo de Salud Ambiental de Cerdeño visitan el laboratorio de Aqualia en el Espíritu Santo

ROSALÍA AGUDÍN OVIEDO.

Realizan casi trescientas mil analíticas de agua al año y cada veintidós segundos examinan un parámetro. El nuevo laboratorio de Aqualia, en el polígono del Espíritu Santo, ha comenzado a recibir visitas escolares. Los primeros en descubrir las nuevas instalaciones, inauguradas en febrero tras una inversión de 2,5 millones de euros, fueron la docena de alumnos del ciclo de Salud Ambiental del Centro Integrado para la Formación Profesional de Cerdeño.

Ellos estudian en las aulas la teoría sobre cómo analizar el agua y después lo ponen en práctica. Es más, dos de los estudiantes de segundo curso están realizando allí sus prácticas y observan cómo los dieciséis trabajadores analizan un total trescientos parámetros por cada muestra recibida: «Este es el laboratorio de referencia a nivel nacional y aquí hacemos todo el proceso analítico de las aguas», apuntó durante la visita el jefe del laboratorio, Jorge Suárez.

El tiempo que hasta este año tardaban en hacer una analítica era de un mes, pero ahora este periodo se ha reducido a la mitad gracias a la inversión que la empresa ha hecho en la sede: «Con los nuevos equipos que se han adquirido tardamos ahora entre una y dos semanas en analizar todos los parámetros», abundó ayer Suárez, quien también explicó que si detectan una incidencia en el sistema la ponen de inmediato en conocimiento de las «instituciones sanitarias». Después, son ellos los que deben tomar la decisión de si se «debe interrumpir el abastecimiento» o declarar el agua «no potable»,

A la visita también asistió la concejala de Infraestructuras y Servicios Básicos, Ana Rivas, quien calificó como «un orgullo» que el laboratorio central de Aqualia se encuentre en Oviedo. Mientras que el gerente del servicio, Alfonso Tomás, explicó a los alumnos que estas instalaciones en el polígono del Espíritu Santo son «la Nasa del Agua».

Más