El nuevo calendario vacacional de las escuelas infantiles «es una herencia envenenada»

El exterior de la escuela de La Florida /  ALEX PIÑA
El exterior de la escuela de La Florida / ALEX PIÑA

El edil de Educación asegura que están «trabajando para resolver este problema» y se reunirá con las partes afectadas

ROSALÍA AGUDÍNOVIEDO.

Fueron los padres de seis de las siete escuelas infantiles -La Corredoria, Colloto, María Balbín, Rubín, Dolores Medio y La Florida- quienes pusieron el grito en el cielo. La exconcejala de Educación Mercedes González firmó «dos días antes de las elecciones municipales» una instrucción por la que estableció un nuevo calendario escolar para los centros de 0 a 3 años que incluye casi «tres meses» de vacaciones a lo largo del año.

El concejal de Educación, José Luis Costillas, cargó ayer contra el anterior equipo de gobierno por este cambio, y señaló que será la coalición del Partido Popular y Ciudadanos quien tenga que solucionar «la herencia envenenada» del tripartito. «Estamos trabajando para resolver este problema siempre con la premisa del cumplimiento del convenio con el Principado. Lo estudiaremos y haremos lo mismo con las reclamaciones para dar con una solución satisfactoria dentro de la ley», añadió a través de una nota de prensa. Mientras, su compañera de partido Yolanda Vidal adelantó que el «lunes, martes y jueves» habrá reuniones con los padres, sindicatos y directores de los centros para hablar sobre el tema.

Desde Somos se defendió ayer que esta decisión se tomó para «ajustar la reducción de la jornada estipulada en 35 horas» y que la idea era «reforzar con más personal» las plantillas para abrir todo el año. Además, en verano existía la posibilidad de abrir «tres centros» para que las familias pudiesen conciliar su vida laboral como la familiar.

José Luis Costillas

Por su parte, las educadoras defendieron la modificación del calendario. Apuntaron, a través de una nota de prensa, que son «personal laboral del Ayuntamiento» y los días estipulados para el cierre de las escuelas se han adaptado a las jornadas en las que, por lo general, se registra una «menor asistencia» de alumnos en las aulas.

En concreto, no darán servicio el 31 de octubre porque ser el día del Profesor y en compensación por la festividad de Santa Rita (patrón de los funcionarios). Tampoco lo harán el 23 y 30 de diciembre por la asistencia a los claustros y el 2 y 3 de enero por las jornadas de San Mateo y el Pilar. Además, el 26 y 27 de diciembre, el 7 de enero, del 6 al 8 de abril y del 16 al 27 de julio estos centros permanecerán cerrados por los «trabajos de documentación realizados fuera de la jornada de atención directa al alumnado» y también lo harán los días no laborales de ámbito «local, autonómico y nacional».

Las vacaciones de verano comenzarán «como es habitual la tercera semana de julio» y la actividad se retomará aproximadamente el «5 de septiembre». Se establecerán varios días de adaptación: seis, para los alumnos que ya estuvieron otros año y para los nuevos, ocho. Desde el quinto día de actividad ofrecerán el servicio de «comedor».

Defienden, de igual forma, que «nunca» han prestado servicio durante «once meses» y en las escuelas se informó «por escrito y de manera detallada y directa» de las modificaciones a las familias.