«Esta obra no es una invitación a la infidelidad sino a la risa»

Teté Delgado y Josema Yuste. / E. C.
Teté Delgado y Josema Yuste. / E. C.

Teté Delgado y Josema Yuste protagonizan, hoy y mañana, 'Sé Infiel y no mires con quién' en el Filarmónica

CECILIA PÉREZOVIEDO.

'Sé infiel y no mires con quién' llega hoy al Teatro Filarmónica para completar el circuito teatral de las fiestas de San Mateo. Lo hará en tres sesiones. La de hoy a las ocho de la tarde y las de mañana, por partida doble: a las siete y media y a las diez de la noche.

Dirigida por Josema Yuste, que también la protagoniza junto con Teté Delgado, es un homenaje al gran éxito escrito por Johan Chapman y Ray Cooney de los años setenta. Una comedia que hizo reír a toda una generación y que medio siglo después regresa a los escenarios «porque Josema Yuste tenía muchas ganas de representar esta función», aseguró la actriz Teté Delgado. La mitad del dúo Martes y Trece ha versionado esta comedia de los años setenta, que cuenta con nueve actores. «Es un modo de arriesgar hoy en día porque montar una obra coral es muy costoso pero se cumple eso de que el teatro es un moribundo con buena salud», aseveró la protagonista.

El montaje, dirigido por Josema Yuste, quien también ha versionado el texto, cuenta con la coordinación del director teatral Jaime Azpilicueta.

'Sé infiel y no mires con quién' se estrenó en agosto de 1972 en el Teatro Maravillas de Madrid, su plan era dar cobertura a la temporada de verano, pero debido al éxito permaneció catorce temporadas completas sobre los escenarios. La producción que hoy llega al Teatro Filarmónica trae, además de a JosemaYuste y Teté Delgado, a Santiago Urrialde, Esther del Prado, Maribel Lara, Vicente Renovell, Celine Tyll, Kiko Ortega y Claudia Azcona.

Dirección y reparto coinciden en señalar que se trata de una comedia que va más allá del vodevil. La originalidad de la obra radica en que la historia se desarrolla e interpreta en tiempo real, toda la acción discurre en las casi dos horas que dura la representación. A pesar de ser una comedia con más de cincuenta años, ha sido actualizada a los tiempos de hoy donde se mide más lo políticamente correcto aunque sin perder la esencia. «Esta obra no se ha dejado de interpretar nunca ni en España ni en ningún otro sitio. Es la esencia del vodevil en mayúscula».

Título «quedón»

La obra es «una reflexión» sobre las relaciones de pareja de la que los actores han sacado su propia enseñanza. «El título es muy quedón pero que conste que no es una invitación a la infidelidad sino a reír y pasar un buen rato».

Escrita originalmente por Johan Chapman y Ray Cooney, narra la historia de Luis, propietario de una editorial de libros para niños en horas bajas. Su socio y amigo Álvaro, con el que comparte oficina, le pide que le preste su apartamento por la noche para «entretener» a su última conquista. Pero al mismo tiempo Rocío, la mujer de Álvaro, también ha solicitado el apartamento para esa misma noche a Bea, mujer de Luis. Pero es que además nadie sabe que Óscar, el diseñador de interiores que ha estado decorando el elegante piso durante los últimos tres meses y su amante, la empleada del hogar de la casa, han decidido que esa misma noche probarán la nueva cama redonda. Cuando las tres parejas coinciden, se produce el caos en el escenario y las carcajadas entre el público.