«Ser occidental es una suerte y siempre hemos tratado África desde el cliché»

El escritor Víctor del Árbol . / JOEL SAGET
El escritor Víctor del Árbol . / JOEL SAGET

«Me ha emocionado ver cómo los niños soldado vuelven a sus zonas de origen cuando son adultos y se dedican a contar sus experiencias»

ROSALÍA AGUDÍN OVIEDO.

Ha ganado numerosos premios de relevancia en el mundo de la literatura, entre ellos el Nadal de Novela en 2016, pero dice que cuando escribe siente esa intriga de no saber si este título será un nuevo triunfo o un fracaso. Víctor del Árbol (Barcelona, 1968) se encuentra estos días en la vorágine que conlleva la presentación de un libro. Hace tres días vio la luz su última novela, 'Antes de los años terribles', de la que hablará hoy en LibrOviedo. El acto tendrá lugar a las ocho de la tarde en la plaza de Trascorrales.

-Hace dos años asistió a LibrOviedo y hoy repite. ¿Qué recuerdos tiene?

-Fue genial porque la plaza de Trascorrales me parece un sitio súper acogedor. Me sorprendió que había muchísima gente que tenía ganas de interactuar conmigo porque habían leído el libro.

-Viene a presentar su nueva novela, con Isaías Yoweri de protagonista...

-Se puede decir que la presentación de esta tarde es una prueba de fuego con los lectores porque el libro ha salido hace dos días (el martes). Voy a intentar transmitirles la pasión que he sentido durante los ocho años que llevo detrás de la historia.

-Son muchos...

-Fue en 2012 cuando encontré la historia de Joseph Kony en la revista 'Time' y me apasionó. Él era el criminal de guerra más buscado y en esta ocasión yo no busqué la historia sino que vino a mí.

-Es una novela pero en el mundo hay, por desgracia, muchos Isaías. Fue un niño soldado y a pesar del paso de los años le cuesta ser feliz.

-Vive con la sensación de que la felicidad se le va a escapar y que Lucía, su pareja, va a descubrir en algún momento que es una persona mucho más terrible de lo que es.

-¿Llegó a conocer las historias de muchos niños soldados durante el proceso de escritura?

-He ido acumulando varios testimonios y lo que más me ha emocionado es ver cómo estos chavales vuelven a sus zonas de origen cuando son adultos y se dedican a contar sus experiencias.

-África es un continente olvidado en la literatura española pero en pocos meses usted ha publicado 'Antes de los años terribles', que está ambientado en Uganda, y Clara Sánchez ha sacado 'El amante silencioso', ambientado en Kenia.

-África es una realidad compleja, cada país tiene su propio carácter y necesitamos acercarnos a otras realidades que no son tan ajenas. Ser occidental es una suerte y siempre hemos tratado a esta parte del planeta desde el estereotipo y el cliché. Sin embargo, los niños soldados no solo los hay en África. También en El Salvador, Guatemala, México y Colombia.

-¿Cómo se pasa de ser mosso d' esquadra a un afamado escritor?

-Con naturalidad, como pasa con todas las etapas de mi vida. Siempre tuve claro que mi pasión era la literatura pero el trabajo de policía es apasionante.

-¿Consiguió la plena felicidad cuanto vio que se podía dedicar exclusivamente a la escritura?

-Estoy en contra de la dictadura de la felicidad. Reivindico el derecho de las personas a sentir frustración y aceptar la derrota. Yo he logrado algo que me convierte en una persona privilegiada y es ser un escritor leído.

-¿Tiene solución la situación de Cataluña?

-Por supuesto y la tienen que encontrar los políticos.

-¿Cree que con todo lo que ha pasado la figura de los Mossos se ha visto manchada?

-La Policía como institución siempre tiene que estar del lado del Estado de Derecho y lo va a estar aunque luego políticamente interese manipularle o ensalzarla.

Más información

Temas

Oviedo