«La oferta de empleo en el Ayuntamiento es una tirita para una gran hemorragia»

Los trabajadores posan en una foto de familia junto al equipo de gobierno a la conclusión del acto de Santa Rita. / M. ROJAS
Los trabajadores posan en una foto de familia junto al equipo de gobierno a la conclusión del acto de Santa Rita. / M. ROJAS

Los sindicatos juzgan insuficientes las plazas anunciadas tras la jubilación de 78 funcionarios | Durante la celebración de Santa Rita de Casia, el alcalde advierte de la urgencia de cubrir los 54 puestos que quedan libres en la Policía Local este año

GONZALO DÍAZ-RUBÍN OVIEDO.

El aire es festivo, pero, a lo mejor, no debería de serlo. Los trabajadores del Ayuntamiento celebraron ayer Santa Rita de Casia despidiendo a 78 compañeros; 54 de ellos, policías locales. Más de uno de cada seis uniformados dejará o ha dejado ya el servicio este año. «Nos quedará un gran hueco en Seguridad Ciudadana y tenemos que arreglarlo», señaló el alcalde, Wenceslao López, «para seguir estando entre las ciudades más seguras» de España, la tercera, según el último escalafón.

54 hombres de azul (44 agentes y 10 mandos) que se van aprovechando el decreto que equipara la edad de retiro de los agentes locales a la de los cuerpos y fuerzas de Seguridad del Estado. Son muchos. «Habrá dificultades para cubrir los servicios» en Policía Local y Bomberos, advirtió el nuevo presidente de la junta de personal, Gonzalo Míguez. Todo el mundo tiene una solución. Desde el fondo de Trascorrales, Xosé Nel Valdés, secretario de la sección de CC OO, defiende contratar auxiliares de policía «como ha hecho Tineo». Xose Manel Rubio, delegado del Sipla, lamenta «la falta de planificación» y que «seguimos con las plazas sin convocar».

La solución está en marcha, pero tardará. La incorporación de la última promoción de agentes necesitó más de 16 meses entre su convocatoria y la entrada de los nuevos policías. La nueva oferta, 46 plazas y las que se sumen por próximas jubilaciones, está aún en trámites en el área de Personal. Su jefa, Julia Piñera, cumplió ayer el ritual y leyó los nombres de los 78 jubilados, de las cuatro trabajadoras que cumplían 25 años en la casa y de los dos que hacían cuatro décadas. Todos recibieron el aplauso de sus compañeros y casi todos acudieron a recoger su obsequio. Entre ellos, Benigno Suárez Castaño, policía local, sempiterno presidente de la junta de personal y secretario de la sección de UGT y enemigo íntimo de Agustín de Luis. También Ricardo Caballero Cortina, jefe de Urbanismo y jubilado el año pasado, aprovechó «para venir a saludar a los compañeros». A todos, les deseó Míguez «lo mejor», antes de advertir que 78 jubilaciones son muchas y que la anunciada oferta pública de empleo «es una tirita para una gran hemorragia».

Wenceslao López: «Este años he trabajdo, me he divertido y he hecho lo que tenía que hacer»

Una hemorragia por la que se pierde personal -«hay servicios con dos trabajadores», recordó la vicealcaldesa, Ana Taboada, en una defendida defensa del sector público- y también conocimiento, «que tardaremos muchos años en recuperar», lamentó el alcalde. López, Taboada y el concejal de Personal, Iván Álvarez (IU) agradecieron a los trabajadores municipales su dedicación al servicio público y desearon -forma parte del ritual- suerte y felicidad en su nueva etapa a los que se despedían de la casa. Los discursos del alcalde y del edil de Personal tuvieron aire de despedida. López recordó que «hace 40 años yo entraba por primera vez en el Ayuntamiento y he vuelto ahora» y que durante estos últimos cuatro años «he trabajado, me he divertido y he hecho lo que tenía que hacer». «Pase lo que pase» el domingo electoral esperó «seguir dedicando» su «tiempo a los demás» y a proclamarse libre: «Como soy pensionista, he podido decir cosas que otros no podrían decir». Como soltar una despedida cuando se quiere repetir mandato.

Iván Álvarez también hizo balance, recordó las buenas indicaciones que le dieron Xosé Nel Valdés y Raimundo Cobrana, expresidente de la junta de personal, a su llegada a la Concejalía de Personal y aprovechó para pedir que sea quien sea el que ocupe el área a partir de junio, «tenga el respaldo unánime del alcalde y del equipo de gobierno» para garantizar el buen entendimiento con los trabajadores de la casa. También, una «gran movilización» que acabe con la tasa de reposición de una vez.

Reivindicaciones

Con 78 compañeros jubilados de cuerpo presente, Míguez pidió la implantación de la carrera profesional horizontal «para mejorar el rendimiento y motivación» de la plantilla «como una demanda básica» y que ya se «ha implantado con notable éxito en otros ayuntamientos». El presidente del comité de empresa, José Ignacio Rico, barrió para casa. Con más de 500 laborales, muchos de ellos por sentencia, demandó «la estabilización» del empleo «manteniendo al personal existente». Un signo de la inquietud con la convocatoria de las primeras plazas creadas por sentencia. También reclamó la vuelta «del horario de verano» y la equiparación salarial entre los distintos puestos del mismo nivel del Ayuntamiento.

Más información

Temas

Oviedo