Olivares pone nombres a sus calles

El alcalde, acompañado de ediles del equipo de gobierno y vecinos de Olivares. / MARIO ROJAS
El alcalde, acompañado de ediles del equipo de gobierno y vecinos de Olivares. / MARIO ROJAS

La Campa de Olivares es el topónimo elegido para la primera de las quince vías que permanecía sin nomenclatura oficial

A. ARCE OVIEDO.

Tras casi dos años de desavenencias y de un controvertido proceso participativo que terminó en los juzgados para lograr poner nombre a las calles del barrio de Olivares, ayer, finalmente, el alcalde de, Wenceslao López inauguró la primera de las quince vías de la zona que hasta la fecha carecían de denominación alguna: La Campa de Olivares (ubicada en la esquina con la calle José María Martínez-Cachero). La situación, que ha traído más de un dolor de cabeza a taxistas, repartidores y carteros del lugar, pronto llegará a su fin.

Según López, tras el «largo» proceso judicial, «al fin podemos comenzar a renombrar las quince calles del barrio de Olivares». Quiso destacar, además, el carácter de arraigo a la tierra de las nomenclaturas, que respetan la toponimia tradicional, «ese vínculo entre los ancestros y los nuevos nombres». Recordó, además, que en Oviedo «hay al menos doscientas» nuevas placas identificativas gracias a «este equipo de gobierno» y a su «afán de vestir así la ciudad».

Fue el pasado mes de enero de 2017 cuando, tras un proceso impulsado por la Concejalía de Participación Ciudadana, 254 vecinos votaron a favor de recuperar la toponimia tradicional y 65 apostaron por nombres de jugadores del Real Oviedo. Estos últimos demandaron al Consistorio denunciando irregularidades en las bases de los comicios.

Ayer, los vecinos de la zona, por su parte, se mostraron «satisfechos» y «emocionados» con la medida. Fue el caso del presidente de la Asociación de Vecinos de la zona, Ángel Díaz, que declaró que el de ayer fue un día «importante» para los vecinos de Olivares, ya que tras años de «lucha por fin tendrán calles con nombre». Algo parecido opinó Luis Armando Asensio: «Tras toda una vida, al fin nuestras demandas dan sus frutos».

La primera teniente de alcalde, Ana Taboada, también se sumó a la celebración de la inauguración de la nueva placa azul, y admitió que la iniciativa «ha sido posible gracias a la implicación vecinal», que demuestra que la participación ciudadana «sirve para mucho».

El regidor aprovechó ayer para hacer hincapié en el caso de las calles afectadas por la Ley de Memoria Histórica, y confió en que no tengan que quitarse. A su juicio, es «absurdo» que esta iniciativa haya acabado en un proceso judicial, sobre todo porque, como expuso, «es una decisión que devuelve la dignidad a varias zonas de la ciudad». Criticó sutilmente a sus contrarios ideológicos al explicar que «aún» existen personas «ancladas en la prehistoria» que no aceptan la retirada de unos nombres «indignos que no podían permanecer más tiempo» en su sitio.

 

Fotos

Vídeos