Once empresas aspiran al contrato de renovación de farolas por 4 millones de euros

Un operario cambiando una de las farolas en la ciudad. / MARIO ROJAS
Un operario cambiando una de las farolas en la ciudad. / MARIO ROJAS

Microled La Mancha presenta la oferta más económica a los cuatro lotes en los que se divide la renovación del alumbrado público

G. D. -R. OVIEDO.

Es un contrato jugoso, 4 millones de euros en números redondos, y que, además, lleva años rondando de una u otra manera por el capítulo de inversiones de los últimos presupuestos. Es también un sector en el que ha crecido muchísimo la competencia, espoleada por los miles de ayuntamientos, administraciones y entidades empujadas a ahorrar en energía bien por razones legales, bien por el coste creciente del recibo. El contrato para la renovación de las 3.500 (3.498) farolas isabelinas de uno y tres brazos que aún emplean lámparas de vapor de sodio ha atraído el interés de una docena de empresas. De la lista ha sido excluida Electricidad y Electrónica Martín AG, cuya oferta venían en sobres sin lacrar y con el CD fuera. La mesa de contratación, por unanimidad y oída la opinión de Abogacía, acordó su exclusión.

Las bajas

Entre las once restantes hay buenas noticias. La baja media entre las ofertas aceptadas sobre el presupuesto de licitación supera el 20% en los cuatro lotes en los que se ha dividido el contrato, lo que permitirá un importante ahorro en la adjudicación. La mejor de las proposiciones económicas es, con mucho y en más que posible baja temeraria, la formulada por Microled La Mancha S L. La sociedad limitada ofrece un precio de 439.539 euros por el lote 1, licitado en 879.160 y rebajas similares, en el entorno del 50%, en los otros tres apartados en los que se divide el contrato.

Todo tiene su truco. El proyecto establece un plazo de ejecución de seis meses y prevé una plantilla máxima de cuatro trabajadores. Un dato que limita los costes laborales y deja el peso del contrato en el precio unitario que sea capaz de lograr cada proveedor de los nuevos faroles con tecnología led que sustituirán a los actuales aunque mantendrán su estética.

El contrato es la mayor renovación del alumbrado público de la historia de la ciudad y consecuencia directa de la apuesta, durante los años de la Alcaldía de Gabino de Lorenzo, por un modelo de farola ostentoso, ineficiente y proscrito por la normativa técnica del Ministerio de Industria desde 2006. En total, se retirarán 4.748 fanales de las farolas de tres brazos, que pasarán a tener dos con luz led y un penacho central. Además, se renovarán todas las farolas simples: un total de 1.935.

El contrato está financiado con un crédito a interés cero del Ministerio de Transición Energética, que permitirá un ahorro de 825.000 euros de financiarse en el mercado. El cambio de las luminarias generará también economías: medio millón de euros al año. Lo malo es que hay que adjudicar las obras antes de fin de año para no perder el dinero.

Temas

Oviedo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos