«David, escucha, seguiremos en la lucha»

José Modesto y Diego Carragal, hermano y primo de David, agredecen el apoyo en la concentración celebrada en La Escandalera./Mario Rojas
José Modesto y Diego Carragal, hermano y primo de David, agredecen el apoyo en la concentración celebrada en La Escandalera. / Mario Rojas

Cerca de 300 personas se concentran en Oviedo clamando justicia por la muerte del profesor pixueto

Cecilia Pérez
CECILIA PÉREZ

Un clamoroso silencio al que siguió una oleada de aplausos y gritos pidiendo «justicia» para David Carragal, el profesor de 33 años que falleció tras la agresión que sufrió el pasado 11 de junio cuando regresaba a su casa después de disfrutar de las fiestas de La Florida, en Oviedo

La plaza de La Escandalera de la capital asturiana ha reunido a cerca de 300 personas entre familiares, amigos, conocidos y espontáneos que quisieron mostrar su solidaridad y apoyo. Entre ellos, el hermano del fallecido, José Modesto Carragal, muy emocionado.

A gritos de «David, escucha, seguiremos en la lucha», «No es un accidente, es un asesinato» o «Los tres, los tres, los tres a la cárcel», en alusión a los tres implicados en la muerte de David Carragal. Solo uno se encuentra en prisión. Jorge Cue está imputado por un delito de homicidio doloso. Los otros dos, la jueza del juzgado de Instrucción número 4 que lleva el caso, decretó su libertad con cargos, les imputa un delito de omisión de socorro al que también atribuye a Jorge Cue.

La concentración estaba prevista a las seis de la tarde de este sábado pero una hora antes ya había pequeños grupos concentrados. «Sentimos mucha tristeza y rabia por una muerte absurda que nunca debió producirse», señaló Salvador Fernández, patrón mayor de la cofradía de pescadores de Cudillero. La madre de David Carragal trabajó como secretaria en esta institución. «Desde la cofradía pedimos justicia para una familiar que quedó destrozada», incidió Fernández.

De Cudillero pero también de Piedras Blancas o Pravia. Muchos fueron los asturianos que quisieron sumarse a la concentración. «Pedimos que se endurezcan las leyes porque actos así deben tener consecuencias porque esto no fue un accidente, fue una agresión», reivindicó Ángela Prieto, que compartió colegio con David Carragal en Los Cabos, Pravia.

Los padres del fallecido no acudieron a la concentración, «no tienen fuerza para ello», aseguró Juan Carragal, tío paterno del fallecido. «Todo es muy doloros, penoso, triste», se desahogó entre lágrimas.

Diego Carragal, primo carnal de David, hizo de improvisado portavoz al finalizar el acto. Agradeció a todos los presentes su presencia. «En nombre de la familia, gracias por estar aquí».

Noticias relacionadas