Oviedo escancia bajo sones latinos

Los gaiteros, con la carroza infantil al fondo.

Las carrozas del Bulevar de la Sidra, Cuba y México son las grandes protagonistas del Día de América | Cincuentra y tres mil espectadores disfrutan de un desfile, ralentizado por el percance de dos carrozas y el mareo de un figurante

CECILIA PÉREZOVIEDO.

Con puntualidad británica, justo a las cinco de la tarde, comenzó ayer el desfile del Día de América en Asturias. Sesenta y nueve años lleva esta fiesta en el programa ovetense. «Es un homenaje a los países sudamericanos que tanto nos han dado», aseguró Felipe Díaz de Miranda, presidente de la Sociedad Ovetense de Festejos. Fue el primer desfile organizado por la SOF independizada ya del Ayuntamiento.

Los ritmos latinos pusieron el color y la alegría a una comitiva en la que sobresalieron las carrozas de México, Cuba, que fue el país protagonista de esta edición, y la del Bulevar de la Sidra de Gascona. Fueron las más esperadas por el público.

Cerca de 53.000 espectadores, siete mil menos que el pasado año, disfrutaron de esta cita marcada en rojo en el calendario de todos los ovetenses. El ambiente ya prometía minutos antes de que se iniciara el desfile que partió de la calle Independencia.

Los retoques de última hora fueron inevitables. Algunas de las carrozas no se libraron de pequeños percances, como una que quedó atascada en Marqués de Santa Cruz o la del Bulevar de la Sidra de Gascona, que quedó enganchada con una farola mientras esperaba su salida en Viaducto Marquina. «Vamos a ver si lo arreglamos y no se nota mucho», confesó su creador, Gregorio Álvarez. Y no, no se notó. Los sidreros que por primera vez tuvieron su hueco en el Día de América repartieron sidra a esgaya entre los espectadores y las autoridades. Su carroza fue una de las más aplaudidas. Sobre ella, el gremio de la calle Gascona con su presidente, Pedro Caramés, a la cabeza y compañados por el grupo Los Gascones que pusieron la nota musical en recuerdo a los cancios de chigre.

El gesto sirvió para reivindicar que la sidra asturiana sea declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad y recordó el veinte aniversario de la Preba de Gascona. También ayudó a que la bebida por excelencia en Asturias se convirtiera en protagonista del desfile. Objetivo que también cumplió la asociación Como yera antes de Valdesoto. Veinte años llevan participando en el Día de América en Asturias. En esta ocasión, con una carroza que recreó un llagar tradicional asturiano. «Hemos hecho una réplica de un llagar de presa de hace ciento cincuenta años», explicó Berna Menéndez. La voz de la tonada, Celestino Rozada, puso el guiño musical.

Porque música no faltó, como tampoco lo hizo la mezcla de ritmos y sones. Gaitas, timbales, trompetas, guitarras se dieron cita en un desfile que entrelazó la cultura latina con la asturiana. Cuenta de ello dio la carroza del país protagonista.

Cuba puso a bailar al público a ritmo de los sones cantados por Benny Moré. Este año se cumple el centenario de su nacimiento y el Día de América en Asturias le homenajeó, como también hizo con La Habana en los quinientos años de su fundación como ciudad. Hubo anécdota con esta carroza. El personaje que interpretaba a Benny sufrió un pequeño mareo a escasos metros de la plaza de La Escandalera. «Eso le pasó por bailar tanto», ironizó una espectadora. Afortunadamente el incidente no fue a más pero retrasó unos minutos el desfile que ya venía ralentizado debido a que la carroza infantil se quedó enganchada en uno de los semáforos de la calle Marqués de Santa Cruz.

Otra de las carrozas que «impresionó» al público fue la de México. La Catrina, las famosas máscaras de colores en honor a los difuntos, fue la última en desfilar. A ritmo de rancheras encandiló al público y especialmente a Javier Domínguez y Marta Franco. Llegaron desde Córdoba, Veracruz, para disfrutar del desfile. «Nos gusta muchísimo porque siempre habrá un vínculo entre Asturias y América Latina».

El desfile de este año también recuperó la figura de las reinas de las fiestas. La de San Mateo y la del Centro Asturiano desfilaron con sus damas. «Estamos muy emocionadas», señalaron. El alcalde, Alfredo Canteli, aseguró que disfrutó del desfile «como un niño» y que lo importante es «que la gente se lo ha pasado bien».