Oviedo estrena barreras antiterroristas para proteger el desfile de Magos de Oriente

La Policía Nacional desplegó 80 agentes para el servicio. / M. R.
La Policía Nacional desplegó 80 agentes para el servicio. / M. R.

La Policíal Local despliega 70 efectivos para la cabalgata apoyados por 80 agentes de la Nacional y 20 voluntarios de Protección Civil

G. D. -R./. A. A. OVIEDO.

El plan de autoprotección es el mismo que ha regido las últimas fiestas de San Mateo. Tres círculos concéntricos en el que Guardia Civil, Policía Nacional y Policía Local se reparten el control de los accesos a la ciudad, la vigilancia del entorno del evento y el recorrido mismo del desfile, respectivamente. La novedad estaba ayer en el empleo de nuevas barreras antiterroristas en diversas calles. Se trata de dispositivos portátiles, mucho más fáciles de instalar y retirar que las barreras de hormigón y blocados utilizados en anteriores eventos y que obligaban a emplear equipos pesados y grúas para su colocación o retirada.

Las nuevas barreras -una 'L' de metal que, en teoría, hace volcar a los vehículos que intenten rebasarlas- se colacaron en Gil de Jaz entre otras calles y se alternaron con el uso de vehículos policiales como barreras, por ejemplo, en Independencia o Uría. Se trata de un diseño que se ha hecho muy popular después de que, en diciembre de 2016, un terrorista al volante de un camión irrumpiera y arrollara a decenas de viandantes en un mercadillo de Navidad en Berlín dejando 11 muertos. Tras aquel atentado, la comisaría general de la Policía Nacional envió a sus jefaturas territoriales una circular sobre el tema en la que recomendaba que las juntas de seguridad locales instalaran bolardos o grandes maceteros en lugares concurridos. La recomendación se hacía de forma específica para las fiestas de Navidad, pero Oviedo estrenó las primeras barreras en septiembre de 2017 con ocasión de las fiestas de San Mateo. Las nuevas se probaron en septiembre de este año y para la cabalgata de ayer, su uso fue generalizado. Lógico, tampoco ha cambiado el nivel de alerta antiterrorista, situado en el 4 en una esacala con un máximo de 5, que indica atentado inminente.

Los dispositivos completaron un despliegue en el que participaron 70 funcionarios de la Policía Local, una cuarta parte del total de efectivos del servicio, con destacamentos especiales para los desfiles de los Magos de Oriente tanto en Trubia como en La Corredoria. La Policía Nacional aportó varios vehículos como barreras y el dispositivo habitual con 80 efectivos tanto uniformados y como de paisano en las zonas estratégicas. «La calle está bien protegida», celebró José María García, secretario general y de relaciones institucionales de Jupol.

Además, el Ayuntamiento desplegó una veintena de voluntarios y la ambulancia de Protección Civil para atender posibles imprevistos entre el público que aguardaba expectante el paso de la cabalgata, ajeno a que, cada año, son más complicadas las medidas de seguridad aparejadas al desfile. Un pasacalles que, pese al frío y las aglomeraciones, transcurrió sin incidentes, aunque hubo quejas de los asistentes por las restricciones y estrecheces que suponen las vallas que protegen todo el recorrido de la cabalgata. «Si pasa algo no salimos, esto es una ratonera», denunciaba una madre.

Temas

Oviedo
 

Fotos

Vídeos