En busca y captura el acusado de abusar sexualmente de siete menores en Oviedo al no presentarse en el juicio

En busca y captura el acusado de abusar sexualmente de siete menores en Oviedo al no presentarse en el juicio
MARIO ROJAS

El hombre se enfrenta a 21 años de prisión por siete delitos de abusos sexuales a menores de 16 años

CECILIA PÉREZ

Orden de busca y captura e ingreso en prisión provisional, una vez sea localizado. Es lo que ha solicitado la Fiscalía del Principado de Asturias contra el hombre de 49 años acusado de abusar sexualmente de siete menores en la zona infantil de una sidrería del barrio de Teatinos, en Oviedo. El procesado no se presentó en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial donde estaba citado para comparecer en la vista oral, a las diez de la mañana de este martes.

Su defensa, Gary García Fonseca, explicó en los pasillos de los juzgados que «no tenía noticias de su cliente» desde el lunes por la tarde. «Hablé con él todos estos días pero a última hora de la tarde del lunes dejó de cogerme el teléfono». La letrada desconoce si el acusado haya podido abandonar el Principado de Asturias.

Quienes sí acudieron al juzgado fueron las menores presuntamente agredida por el procesado así como el propietario de la sidrería donde sucedieron los hechos. El hombre se enfrenta a 21 años de prisión por siete delitos de abusos sexuales a menores de 16 años.

Ante esta situación, la Fiscalía ha solicitado una orden de busca y captura y una vez localizado se decrete su ingreso en prisión provisional.

Los hechos sucedieron a principios de 2018. Según la Fiscalía, el acusado era un asiduo cliente del establecimiento hostelero. De hecho, trabajaba como camarero en un local cercano de donde presuntamente cometió los abusos. Con la excusa de acompañar a su hijo, que por aquel entonces contaba con tres años, bajaba a la zona infantil de la sidrería, que contaba con una piscina de bolas y un tobogán. Siempre según el relato del Ministerio Público, el procesado se aprovechaba de lo apartado que estaba el lugar y que allí acudían «varias niñas» para acercarse a ellas. Con la excusa de querer jugar al escondite, sometió a siete menores, de entre 8 y 13 años, a «diversos tocamientos».