Oviedo pierde ocho chalés en Perlora porque caducaron sus derechos

Estado de los chalés de la Ciudad de Vacaciones de Perlora, en una imagen reciente. / TAREK HALABI
Estado de los chalés de la Ciudad de Vacaciones de Perlora, en una imagen reciente. / TAREK HALABI

El Ayuntamiento tenía varias casas sin uso en la ciudad de vacaciones cuya propiedad revierte ahora al Principado

D. L. / G. D.-R. OVIEDO.

Hace unos meses, el Grupo Municipal de Ciudadanos se interesó por un asunto que lleva años olvidado y dando malas hierbas: la Ciudad de Vacaciones de Perlora, ese complejo construido por el Sindicato Vertical (concretamente, por Educación y Descanso) para disfrute de los trabajadores públicos en 1954, con trescientos chalés de ensueño en un tiempo en el que no tanta gente podía permitirse ir fuera de vacaciones. Y resultó que efectivamente, el Ayuntamiento de Oviedo, tenía allí ocho de esos chalés. Pero ya no son suyos.

«El Ayuntamiento de Oviedo, como muchos otros municipios, tenía en Perlora derechos de superficie, pero los propietarios del suelo eran otros, Esos derechos expiran», explicaron a este diario desde la Consejería de Hacienda.

Las mismas fuentes indicaron que «el derecho de los cuatro primeros chalés expiró en 2010 y el de los otros cuatro, en 2017». Ahora, «toda la propiedad es del Principado», algo que «pasó con todo tipo» de propietarios de estas casitas situadas a orillas del mar en Carreño.

Estos 300 chalés de una o dos alturas, con jardines y callecitas con nombres de ciudades, y tres playas en el entorno: Huelgues, La Isla y Carranques tenían conexión por carretera y por Feve y fueron la casa de veraneo de miles de funcionarios desde la década de los 50 del siglo pasado. Construida en los años del desarrollismo, al enclave llegaban muchos trabajadores en los años sesenta, setenta y ochenta. Se hizo famosa en toda España y llegó a dar empleo a todos los alrededores, con hasta dos mil trabajadores en su punto de mayor pujanza.

A partir de mediados de los 80, el interés de los trabajadores públicos por esta Ciudad Vacacional comenzó a caer por la competencia de otros destinos y el incremento de la renta disponible. Patrimonio del Estado menoscabó su mantenimiento y acabó por cederlo al Principado, que intentó privatizar el complejo sin éxito.

La jugada no salió bien, y el gobierno regional tiene una patata caliente, o más bien fría que, de vez en cuando, alguien recuerda que está ahí. La plantilla de Perlora rechazó que la propiedad cambiase de manos y se pusieron a protestar para impedirlo. Era 2006. El Principado decidió ese año clausurar la ciudad y así continúa hasta hoy. Solamente sobreviven algunos negocios hosteleros al amparo del verano y los bañistas, que aprovechan la tranquilidad, para visitarla. En 2007 el Principado publicó un informe para adjudicar Perlora a un consorcio de empresas asturianas, pero tras negociaciones que duraron hasta 2010, el proceso encalló.

Es debido al abandono de las viviendas que desde la sección de Personal hace muchos años que no se realizan convocatorias de uso y disfrute de los chalés por parte de los trabajadores municipales. La última información que se tiene acerca de sus chalés es puramente fiscal. En el servicio de Gestión de Patrimonio consta que, en 2016, se pagaron por el IBI de los cuatro últimos chalés al concejo de Carreño 630,89 euros.

 

Fotos

Vídeos