Oviedo reciclará la materia orgánica con cubos marrones y recogida tres días a la semana

Un camión de recogida de basura cruza por la plaza del Ayuntamiento. / M .ROJAS
Un camión de recogida de basura cruza por la plaza del Ayuntamiento. / M .ROJAS

El sistema para tratar de cumplir con los objetivos en recuperación de residuos marcados por la UE supondrá 1,7 millones de euros al año

GONZALO DÍAZ-RUBÍN OVIEDO.

Es muy español dejar las cosas para última hora. Hace siete años, el Congreso aprobó una nueva Ley de Residuos y Suelos Contaminados, para adaptarse a una directiva europea que obligaba a las autoridades competentes en cada caso a tomar «las medidas necesarias para garantizar que, antes de 2020» la mitad de los desperdicios urbanos fueran separados para su reciclaje. En 2015, el último año en el que el Ayuntamiento publicó sus datos, los ovetenses apenas separaron para reciclaje el 15,8% de todas la basura que generaron.

La brecha, gigantesca, la pretende cerrar el Ayuntamiento el año que viene con la implantación de la recogida selectiva de residuos orgánicos en los hogares. Es lo que están intentando hacer la mayor parte de los municipios con competencias en la materia en todo el país. La diferencia estriba en que pocos, muy pocos, mantienen un sistema de recogida selectiva de residuos a través de cubos colocados frente a los portales como hace Oviedo.

El programa que pondrá en marcha la concejalía de Servicios Básicos mantiene esta comodidad para los vecinos a costa de introducir un nuevo cubo de color marrón, que se sumará al amarillo (envases), verde (vidrio), azul (papel) y el negro, para la fracción no reciclable, esa que tendrá que pesar menos de la mitad del total.

El cubo marrón se colocará, en días alternos, tres veces a la semana, aunque las rutas, zonas y los días concretos de cada una están por definir. La ampliación del servicio, que junto a otras medidas supondrá un gasto adicional de 1,7 millones de euros al año, ha obligado a tramitar una nueva modificación del contrato con FCC, para poder incluir en el mismo los cuatro equipos recolectores que asumirán la tarea. Para abaratar costes, el Ayuntamiento destinará a estas cuatro rutas los camiones antiguos del servicio ya amortizas, incorporando otros dos más como reservas a través del contrato.

La recogida de materia orgánica también llegará a las «poblaciones más importantes de la zona rural», pero lo hará con un sistema de contenedores. Se instalarán 35, con un sistema de cierre con llave, que se recogerán 3 veces por semana. El peligro de los contenedores de basura y más si están destinados solo a materia orgánica son los olores generados por la descomposición. El Ayuntamiento implantará un sistema de lavado, en el que los recipientes sucios serán sustituidos por otros limpios y trasladados a las instalaciones de FCC para su lavado en profundidad, para lo que será necesario adquirir una nueva camioneta compactadora.

Más información

Además, la concejalía de Servicios Básicos quiere establecer para los locales hosteleros un programa similar a los de vidrio y envases en el que todos los establecimientos que se quieran adherir a la recogida selectiva de materia orgánica recibirán. Considera q ue con un equipo destinado a hacer ruta por bares y restaurantes con recogida de lunes a sábado, se podrían recoger los residuos orgánicos de casi un centenar de establecimientos.

En datos

Hace poco más de una década, Oviedo estaba a la cola de Asturias y de España en reciclaje de residuos. La implantación de un sistema de recogida selectiva en el que los ciudadanos separaban por tipos sus desperdicios y, posteriormente, la introducción por parte del Ayuntamiento de una rebaja en la tasa del servicio a las comunidades que separan correctamente, invirtió la tendencia a partir de 2003. Pero los datos siguen lejos del objetivo de 2020 y apuntan algunas disfunciones. Con los datos de 2015, casi tres cuartas partes de los vecinos de la ciudad separan correctamente sus residuos, pero las gestoras de estos -Cogersa, Ecoembes o Ecovidrio- se han quejado en innumerables ocasiones y desde hace años de la mala calidad de su fracción por la intrusión de otros residuos y amenazado incluso con no pagar al Ayuntamiento los incentivos por el reciclaje.

El equipo de gobierno tratará de reconducir la situación y reforzar la colaboración ciudadana con una gran campaña de sensibilización y de información presupuestada en algo más de 100.000 euros que se pondrá en marcha en las próximas semanas en medios de comunicación y con buzoneo con todos los datos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos