Oviedo recupera el ajedrez tras diez años

Arthur Kogan, de origen israelí, es uno de los favoritos en el VII Open de Ajedrez de Oviedo. /  ALEX PIÑA
Arthur Kogan, de origen israelí, es uno de los favoritos en el VII Open de Ajedrez de Oviedo. / ALEX PIÑA

2008 fue la última vez que la capital acogió la prueba del deporte de mesa y la organización confía en que haya muchas más ediciones

IVÁN GARCÍAOVIEDO.

Una década en jaque. Era el tiempo que hacía que Oviedo no celebraba el Open de Ajedrez hasta que, este verano, lo ha recuperado en la que ya es su séptima edición. «Es un torneo internacional, abierto a todos los niveles», señala Arthur Kogan, participante israelí y número dos del elenco de competidores que pujan por el torneo en el Palacio de Congresos del Calatrava. Confiesa que el recinto le ha sorprendido: «El lugar me parece impresionante, raras veces se juega en una sala tan grande».

«Hay varios buenos jugadores, pero yo me centro en mí mismo. En jugar mi mejor ajedrez. Depende más de uno mismo y del nivel que pueda dar», comenta acerca de sus posibilidades. El evento, que durará hasta el domingo, consta de nueve rondas en un formato suizo, en el que cada victoria cuenta un punto y va emparejando a jugadores que llevan el mismo balance de victorias-derrotas a excepción de la primera, donde todos parten de cero. Kogan ya ha sumado su primer punto, aunque en este caso, por incomparecencia del rival. «No es habitual, pero algo le habrá ocurrido», bromea.

El torneo repartirá 5.400 euros, de los que 1.200 los llevará el ganador. Víctor Llaneza, jefe de prensa del evento, apunta que el único requisito para participar es tener ficha federativa. Llaneza destaca el «nivel exigente» que han conseguido reunir tras diez años sin organizar la prueba. «Tenemos participantes de todos los países», comenta sobre el elenco de jugadores inscritos. Desde el armenio Karen Grygorian, hasta la campeona del mundo sub-12, la india Savitha Shri y pasando por talentos españoles como Pepe Cuenca.

«En el ajedrez hay tres aspectos fundamentales: está la teoría de apertura, eso es memoria y los jóvenes ahora chapan y chapan... Después viene la estrategia, que es conocimiento de planes a largo plazo. Y latáctica, que son los trucos», destaca Llaneza sobre los pilares de un buen jugador, al tiempo que hace un balance bastante positivo de la plantilla que han reclutado para el primer año tras el parón. «Hemos conseguido bastante gente y estoy seguro que si lo promovemos más años lograremos mejorar el cartel y generar un atracivo turístico más en el verano de Asturias», sentencia el jefe de prensa del torneo.