Oviedo regresa a la carrera por albergar el grado de Deportes frente a Mieres y Gijón

Instalaciones deportivas de la Universidad de Oviedo en el campus de Los Catalanes. /  MARIO ROJAS
Instalaciones deportivas de la Universidad de Oviedo en el campus de Los Catalanes. / MARIO ROJAS

El concejal de Educación, José Luis Costillas, afirma que el equipo de gobierno «peleará» por atraer la futura titulación

JUAN CARLOS ABADOVIEDO.

El nuevo equipo de gobierno regresa a la carrera por que Oviedo albergue el grado de Deportes que planea implantar la Universidad. Un día después de que el Pleno de Gijón reclamara al rector, Santiago García Granda, los datos del coste de la nueva titulación, fuentes de Educación confirmaron ayer que desde la concejalía que lidera José Luis Costillas y cuyas competencias específicas recaen en la edil Yolanda Vidal se ha emplazado a la entidad académica a retomar los contactos a fin de que la capital del Principado vuelva a ser considerada frente a las opciones de los campus de Gijón y Mieres. El propio Costillas confirmó a este diario que el equipo de gobierno «peleará por el grado de Deportes».

Son dos los argumentos que barajan desde el equipo de gobierno para tratar de convencer a la Universidad de Oviedo de que el nuevo grado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte debe implantarse en alguno de los campus ovetenses.

El primero, la sintonía entre ambos socios de gobierno para luchar porque así sea. Recuerdan, frente a la postura común, la tibieza con la que PSOE, Somos Oviedo e Izquierda Unida se posicionaron durante el pasado mandato. De los tres socios de izquierda, solo Somos Oviedo apostó pública y decididamente por llegar a una entente con la entidad académica en cuanto a espacios y dotaciones. Los socialistas, en cambio, prefirieron respetar la autonomía universitaria mientras que IU optó por un perfil bajo para no perjudicar la opción mierense, uno de sus feudos electorales tradicionales, en medio de la polvareda levantada por la decisión de su alcalde, Aníbal Vázquez, de renunciar a participar en las reuniones de constitución del área metropolitana que, paradojas, acabó por integrar la localidad del Caudal pero que se quedó sin Oviedo.

Segundo. Desde Educación afirman que, frente a los números que ha hecho públicos García Granda y que van desde el millón a los diez de inversión según sea el campus de Barredo o el de Gijón el lugar elegido, la Universidad ya tiene en Oviedo instalaciones deportivas como el CAU, las oficinas del Servicio de Deportes, la Escuela de Medicina Deportiva y, en último término, la facultad de Ciencias de la Educación de la que dependería el programa docente.

Pero hay más. Ciudadanos siempre ha vinculado los futuros desarrollos de El Cristo Buenavista a la instalación de un «campus europeo», con instalaciones deportivas frente a la reordenación propuesta, actualmente en revisión. Un futuro a medio plazo para un ámbito en el que la Universidad también tiene voz e intenciones de instalar en las más de 23 hectáreas algunas de sus facultades y centros de investigación.

Inversión

Según la estimación que hizo pública el rector a comienzos de julio, son nueve millones de euros, la diferencia que supondría ubicar el grado en una u otra sede según la preexistencia de dotaciones deportivas y docentes. Afirmó García Granda que «el coste de una nueva ubicación», que requiriese partir de cero en la construcción de instalaciones, supondría una inversión de «diez millones de euros» frente a solo «un millón donde ya tenemos instalaciones disponibles». Datos extraídos de las conclusiones a las que llegó la comisión encargada de elaborar el plan de estudios para intentar traer la titulación de deportes a la Universidad de Oviedo. El máximo responsable de la institución, al margen de la polémica acerca de la sede futura, se ha limitado a expresar en las últimas fechas que «apoya a la Universidad de Oviedo» concediendo que en el campus de Mieres -la que hasta ahora parecía la opción más firme- «hay algunas instalaciones, no todas», tanto «docentes y deportivas no usadas o poco usadas que podrían utilizarse inmediatamente».

Santiago García Granda manifestó también en una de sus últimas intervenciones acerca de la titulación que en torno a un grado de esta índole «siempre hay muchos estudios como postgrados y doctorados». «Si orientamos el grado a Deporte y Salud, los hospitales universitarios más potentes están en Oviedo y Gijón», explicó, abriendo así ventanas de oportunidad a las dos ciudades.

Si el Ayuntamiento gijonés apostó decididamente el pasado jueves por el grado, Oviedo lo hará en las próximas fechas a expensas de que la comisión docente finalice el proyecto que, según la Universidad «va más lento» de lo esperado si bien «hay bastante acuerdo sobre el plan de estudios». A ese respecto, la institución docente entra ahora en un calendario complicado, en otoño celebra las elecciones sindicales y en 2020 las rectorales.