«En Oviedo se respira tristeza, no hay motivación para que la gente venga»

Ignacio del Río en la sede de la Fade. / HUGO ÁLVAREZ
Ignacio del Río en la sede de la Fade. / HUGO ÁLVAREZ

«No puede ser que haya gente en la calle vendiendo lo que quiera cuando nosotros tenemos que cumplir unas normas»

ROSALÍA AGUDÍN

Tienen pocos días de vida pero ya se han marcado unos objetivos ambiciosos. Ignacio del Río (Oviedo, 1969) es el líder de Comercio de Oviedo, la nueva asociación que reúne a profesionales de toda la ciudad, además de propietario de la boutique Harcher de la calle Cervantes. Por el momento, cincuenta tiendas se han unido a este movimiento que tiene como objetivo cambiar la capital de Asturias. Dicen que la ciudad está apagada y desean darle la vuelta. Pero muchas de estas metas no se podrán hacer si el Ayuntamiento no arrima el hombro.

-¿Por qué han dado ahora el paso?

-Los comerciantes llevamos mucho tiempo hablando de la mala situación en la que se encuentra la ciudad. Se respira tristeza, pero en Navidad vimos que había vida. En Oviedo no hay motivación para que la gente venga.

-¿La culpa la tiene el Ayuntamiento?

-Muchas veces el Consistorio no sabe hacer las cosas. Igual que se asesoran con temas de tráfico deben de hacer lo mismo con el comercio.

-Su objetivo es que la administración local elabore un plan estratégico de comercio. ¿Tienen ya fecha enseñarles su propuesta a los concejales?

-No. Estamos en una primera fase y queremos hacer las cosas muy bien. Por ahora, estamos haciendo reuniones y cada día nos llama gente para apuntarse.

-Supongo que cuantos más sean, mejor.

-No se trata de cantidad, sino nivel. Tenemos a gente con 32 tiendas, como es el caso de De la Uz o Rodera, o comercios del peso de la librería Cervantes.

-¿Su ámbito de actuación es el centro de la ciudad?

-Es todo Oviedo y si, por ejemplo, hay un barrio con mucha fuerza, se hará una subsección.

-En la presentación de la asociación hubo quejas de que los asturianos ya no vienen a Oviedo a comprar.

-Hay dificultades para entrar a la ciudad y un proyecto que se podría poner en marcha es que los comercios diésemos vales gratuitos para los aparcamientos de pago.

-Uno de los fuertes de la ciudad es la ópera junto a la zarzuela y ustedes, a priori, se benefician.

-Sí pero falta promoción. Se pueden hacer muchas cosas mezclando comercio con cultura y nuestros escaparates pueden ser una fuente para publicitar actividades.

-Eso ya se hace con los Premios Princesa de Asturias.

-La semana previa es importantísima y no la tiene nadie. Nuestro objetivo es hablar con ellos para decirles que aquí nos tienen para lo que necesiten.

-Quieren regular la venta ambulante. ¿Cómo les afecta?

-No puede ser que haya gente vendiendo lo que quiera en la calle cuando nosotros debemos de cumplir unas normas.

-Por su palabras se desprende que quieren unas regulación para el top manta y también para los mercadillos.

-Se debe regular todo. En San Mateo vemos que quitan terrazas por seguridad pero luego las calles están llenas de mantas. Esta situación no es buena para la ciudad y además no sabemos si los productos que se venden en medio de la calle son buenos y están controlados.

-¿Ha crecido el top manta durante los últimos años?

-No puedo evaluar este punto porque yo tengo la tienda en una zona más residencial que comercial. Lo que se debe hacer es controlarlo por parte de la Policía Local.

-También, apuestan por la formación de los comerciantes.

-Este es un punto muy importante. Cada uno de nosotros nos buscamos la vida y vamos a Madrid a cursos de escaparatismo o gestión de compras. Con la asociación lo que queremos es traer los mejores profesionales para que podamos aprender sin tener que ir a la capital.

-Una de sus amenazas es internet.

-Es por ello que apostamos por la formación. Dicen que ahora Facebook empieza a perder fuerza, Instagram sigue fuerte y Youtube sigue, pero después de esto qué va a pasar. Nuestro objetivo es enterarnos ya de dónde debemos poner la siguiente semilla.

-En sus primeras diez medidas incluyen reconocimientos a los profesionales de toda la vida.

-Esto hay que hacerlo siempre. Si desaparece hoy Camilo de Blas sería imperdonable para Oviedo. Yo de mayor quiero ser como él.

-¿Podrán cumplir con todos estos puntos a medio plazo?

-Sí aunque muchos no dependen de nosotros, sino del Ayuntamiento.

-Por ahora han formado una gestora para organizar la asociación. ¿Tiene fecha de caducidad?

-Primero propusimos al psicoesteta Ramiro Fernández para que fuese nuestro líder. Nos contestó que él tenía ya una edad y que hacía falta una persona más joven. Me tocó a mi y yo acepté con la condición de que fuese una regencia. Cuando coja un volumen, estaré encantado de convocar unas elecciones.

-¿Hay fecha?

-Puede ser en un año o en quince meses. Lo máximo para estar aquí son cuatro años pero yo no miro a largo plazo, sino a corto.

-En la ciudad hay otros colectivos que aglutinan de tiendas como es el caso del Área Comercial del Oviedo Antiguo. ¿Se han integrado?

-Por ahora solo se han adherido comercio a comercio y no sé en el futuro si podrán unirse. A nosotros nos da mucha tranquilidad tener detrás a la Unión de Comerciantes del Principado de Asturias, cuya experiencia suma cuarenta años, para abordar este tipo de cuestiones.

Temas

Oviedo