Oviedo y Sintra ya son 'hermanas'

Rui Pereira brinda con Rubén Rosón, Fernando Villacampa, Cristina Pontón y Mercedes González, entre otros durante el brindis. /  MARIO ROJAS
Rui Pereira brinda con Rubén Rosón, Fernando Villacampa, Cristina Pontón y Mercedes González, entre otros durante el brindis. / MARIO ROJAS

Las dos ciudades esperan que esta unión aporte beneficios económicos y culturalesLos clubes de lectura ovetenses viajarán el próximo mes de septiembre a Portugal para participar en un acto con mucha literatura

ROSALÍA AGUDÍN OVIEDO.

Si en Sintra el dulce típico son las quesadillas, en Oviedo están los carbayones y las moscovistas; si el palacio más importante de esta ciudad portuguesa es, justamente, el de Sintra, la capital de Asturias presume del de Camposagrado o el de los Condes de Toreno; pero estas 'rivalidades' quedan atrás cuando se comparte, como es el caso, un cultura ligada a la montaña. El Salón de Té del Teatro Campoamor acogió ayer la firma del hermanamiento entre Sintra, una urbe situada a treinta kilómetros de Lisboa, y la capital de Asturias.

El acto estuvo presidido por el concejal de Turismo, Rubén Rosón, quién explicó que este acuerdo implica la construcción de un «puente» entre ambas localidades. La primera actividad que realizarán conjuntamente, dijo, tendrá lugar en septiembre. Será entonces cuando parte de los miembros de los clubes de lectura ovetenses protagonizarán un acto donde la literatura será la protagonista en la ciudad lusa.

Se trata del decimoséptimo hermanamiento para Oviedo después de que en 1973 arrancase esta tradición con la firma de un acuerdo con la ciudad chilena del Valparaíso. Por el medio se han estrechado lazos de amistad con Tampa, Veracruz o Maranello.

Para Sintra, no obstante, es la segunda alianza con un país europeo. Según explicó el vicealcalde, Rui Pereira, durante años rubricaron hermanamientos con países africanos y latinoamericanos en los que el portugués es el idioma principal y también tendieron puentes con China y Japón, debido a la importante comunidad de nacidos en Portugal que residente hoy día en Asia. Pero hace un par de años decidieron cambiar de estrategia: «Nos hemos abierto a nuevos países y el primer lazo lo pusimos con Fontainebleau y hoy establecemos el segundo», apuntó.

Oviedo y Sintra esperan que esta firma traiga beneficios económicos, culturales y sociales a ambas. Pereira invitó a Rosón a visitar en los próximos meses Sintra para celebrar un acto similar al de ayer en el Campoamor.

Champán y queijada

Los ediles presentes -entre los que estaban representantes de los cinco grupos municipales- además de los de la administración de Sintra brindaron con champán, degustaron un jamón y queso y como colofón probaron las tradicionales quesadillas. Rosón regaló a Pereira una cerámica de Faro y el político portugués entregó a Oviedo una serie de láminas con paisajes portugueses como protagonistas.