«Mi padre me pidió que pusiese la cardiología a un buen nivel»

El doctor, nombrado mejor cardiólogo del año, José María Richard Rodríguez en el Centro Médico. / ALEX PIÑA
El doctor, nombrado mejor cardiólogo del año, José María Richard Rodríguez en el Centro Médico. / ALEX PIÑA

«Partimos de poco, pero hemos montado un servicio capaz de resolver la mayoría de problemas del corazón sin salir del Centro Médico»

ROSALÍA AGUDÍNOVIEDO.

Es el mejor cardiólogo del año. José María Richard Rodríguez recibirá como tal el premio nacional de Medicina Siglo XXI. Desde su despacho en la planta baja del Centro Médico recibe a EL COMERCIO. Durante la entrevista tiene muy presente a su padre, fallecido hace un año, por lo que en más de una ocasión mira la foto que tiene de él en una estantería: José María Ríchard Grandío fue el fundador del centro sanitario, su alma máter, y fue quien le trajo de vuelta a Oviedo tras trabajar en hospitales de España, Inglaterra y Estados Unidos. Ahora todo el trabajo realizado en el servicio de Cardiología, es el jefe de la unidad, se ve recompensado con este galardón que recogerá en Madrid, el próximo mes de marzo. Un reconocimiento, dice, que no esperaba.

-Lo primero, enhorabuena.

-Realmente no sé por qué me han dado este premio , al principio pensaba que era un poco de broma (ríe). Me llamaron y me dijeron que me habían seleccionado para la final y después resulté ganador. Es un galardón al que no te presentas.

-¿Cuál es el procedimiento de selección?

-Hay un comité que elige a una serie de médicos de cada especialidad y entre ellos estaba yo. Entre la primera llamada y la segunda me olvidé del tema pero cuando me llegó el correo electrónico de confirmación vi que todo era serio. Además, los premiados de otros años son especialistas con mucho prestigio.

-¿Cuándo le llegó la comunicación final?

-Esta misma semana y la gala de entrega será en marzo en el hotel Palace de Madrid.

-¿Qué logros ha conseguido a lo largo de su carrera?

-Creo que ninguno para conseguir este premio. Fui un buen estudiante y premio final de carrera. Después hice el doctorado...

-Cum laude.

-Sí y amplié mis conocimientos por varios hospitales de España, Inglaterra y Estados Unidos. En Asturias realicé la primera ecografía doppler.

-Un médico avanzado a su tiempo.

-En mis vacaciones de residente fui a Madrid y aprendí a hacer esta técnica. Vine aquí y dije que las lesiones de las válvulas del corazón se miran con eco. Hasta entonces se realizaban con cateterismo y al principio me miraban como si estuviese loco. Ahora, esta técnica es el pan nuestro de cada día.

-También puso el pirmer holter moderno en Asturias.

-Cuando vine aquí, mi padre (José María Richard, fundador del Centro Médico) me dijo que pusiese la Cardiología a buen nivel. Montamos la hemodinámica y es este es el único centro privado que lo hace en la región. Hicimos lo mismo con la cirugía cardiaca y la electrofisiología. Son técnicas punteras que fuimos haciendo.

-Puede que todo ese esfuerzo es el que haya conquistado al jurado.

-Puede ser. Nosotros partimos de poco y crecimos hasta montar un servicio que es capaz de resolver la mayoría de los problemas del corazón sin salir del Centro Médico.

-¿Qué les falta?

-No hacemos transplantes ni los vamos a hacer nunca.

-¿Hay alguna especialidad que solo se haga aquí y no se pueda encontrar en otro centro privado de Asturias?

-La hemodinámica y la fisiología se hacen únicamente en el HUCA y aquí. Ahora, estamos sustituyendo la válvula aórtica sin operar y es el futuro. Cada vez habrá que operar menos y se tratarán más casos por catéter.

-Es una evolución muy importante.

-Cuando yo empezaba, la mayoría de los enfermos de cardiología con un problema coronario tenían que operarse. Lo que antiguamente se llamaba el bypass. Esta cirugía extracorpórea tiene riesgos, te cortan el pecho y hay que estar quince días ingresado. Ahora, el paciente ingresa por la mañana, se le hace el procedimiento por la tarde y a las nueve de la mañana del día siguiente está andando por su casa.

-¿Cuál es la enfermedad del corazón más común?

-La coronoria. La angina de pecho o el infarto. Afortunadamente desde hace años y gracias a los protocolos de prevención hemos conseguido bajar la mortalidad. Antiguamente el 20-30% de los infartos acababa en fallecimiento y ahora de los que llegan vivos al hospital solo fallece el 3 o 4%. Hemos bajado mucho en veinte años y ninguna especialidad ha conseguido descender tanto en su enfermedad más importante.

-También son relevantes revisiones.

-Los factores de riesgo hay que tenerlos controlados y son fundamentalmente el tabaco, la hipertensión, la diabetes y el colesterol. Parte de nuestra actividad en consulta es la prevención primaria (pacientes sanos) y la secundaria (aquellos que ya han tenido una enfermedad). Tan importante es la una como la otra.

-¿Las enfermedades del corazón se dan igual entre hombres y mujeres?

-Hasta los 55 años los pacientes son, mayoritariamente, pacientes. A partir de esta edad se equiparan por culpa de los problemas hormonales y desde los 60 ellas mueren más.

-¿Por qué?

-Un hombre cuando tiene un dolor en el pecho urgentemente acude a Urgencias y eso le salva la vida. Las señoras prefieren esperar y suelen llegar más tarde al hospital.

-Este tipo de dolencias entonces son como el ictus. Cuando más temprano se acuda al médico mejor.

-Eso es. Hace veinte años nosotros ya decíamos que el tiempo es vida. Cuanto antes se llegue al centro sanitario, hay más probabilidades de seguir vivo y que no haya complicaciones.

-¿Cuáles son los trucos para tener un corazón sano?

- No fumar y si se hace dejarlo cuanto antes. Tener la tensión baja y si se tiene alta, controlarla con medicación. Lo mismo con el colesterol y si es un paciente con diabetes, tener el azúcar controlado. Con estos cuatro factores es muy probable que no haya enfermedad.

-Entonces es muy importante la alimentación.

-Fundamental. Se debe llevar un estilo de vida sano, ejercicio físico y dieta mediterránea.

-Pero cada vez se cocina menos en los hogares.

-Sí. La gente mayor come más sano pero la juventud al almorzar fuera de casa y por modas americanas... No pasa nada si se digiere comida basura de vez en cuando. El problema es cuando lo hacen todos los días.

-Es como el potaje de berzas que no se puede comer a diario.

-Claro pero vale más comer un plato de potaje de berzas que una hamburguesa o una pizza. Se lo garantizo.

-Recientemente ha fallecido Jaime Martínez. ¿Cómo le recuerda?

-Él fue mi profesor en la facultad. Daba la asignatura de Neumología y él acababa de llegar a la universidad. Tendría unos treinta años y le tengo que agradecer todo lo que hizo, mucho, para que fuese a Estados Unidos. Intercedió para que estuviese un verano en un hospital de California y siempre lo dije, que si no fuese por él no hubiera ido.

-Se quedan huérfanos.

-Todo el mundo le apreciaba. Era buen profesional y buena persona. Muy amigo de sus amigos y una autoridad a nivel nacional en el mundo de la Neumología. Tengo una pena muy grande y su familia sabe que aquí lo echamos de menos.