«Papá, ¿qué es mayar la manzana?»

Los más pequeños se afanaron en mayar la manzana, en plena plaza de El Fontán. /  ALEX PIÑA
Los más pequeños se afanaron en mayar la manzana, en plena plaza de El Fontán. / ALEX PIÑA

La asociación Oviedo Redondo y el colegio de Ventanielles celebran el amagüestu

ALBERTO ARCE OVIEDO.

Castañas, sidra dulce y juegos tradicionales, una combinación ganadora que no puede faltar cuando las hojas de los árboles comienzan a amarillear y a llenar los parques y plazas. Los niños de la ciudad disfrutaron ayer, tanto en la plaza de Daoiz y Velarde como en el colegio de Ventanielles, de la tradicional fiesta de las castañas.

La asociación vecinal Oviedo Redondo organizó, por cuarto año consecutivo, su particular amagüestu en El Fontán. Allí se desarrollaron toda una serie de actividades lúdicas y festivas para «recuperar un folclore que no puede caer en el olvido», y para que «los más pequeños conozcan la cultura asturiana más arraigada a la tierra», explicó a este diario Manuel Almeida, presidente del colectivo.

Los niños asistieron a un taller de mayado y prensado con el que aprendieron a elaborar el preciado zumo. «¿Papá, qué es mayar la manzana?», preguntaba a su padre la malagueña Ángela Cerván, que «nunca» había asistido a una labor de este tipo. «Es muy bueno que nuestros hijos aprendan cómo se hacían las cosas antaño, cuando no todo era tan fácil», admitió el padre de la joven, Alfonso Cerván, de vacaciones en Oviedo. Para otros, más instruidos en la materia, como la pequeña Matilde Car, de cinco años, «las castañas son lo mejor; siempre vengo».

La velada, además de por Manuel da Conceicao (el castañero), estuvo amenizada por el grupo de animadores socioculturales 'Sueños de papel' y por la banda folclórica 'Xeito'. «Se repartirán unos 150 litros de sidra dulce y cerca de 300 raciones de castañas», expuso Almeida.

Mientras tanto, en la otra esquina de la ciudad, la Asociación de Madres y Padres del colegio de Ventanielles (AMPA) organizaron, un año más, su propio amagüestu para los alumnos del centro, una cita obligada cuando llega a la capital el frío y los días son más cortos. También en el colegio Loyola disfrutaron ayer de su fiesta de las castañas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos