«En el Instituto de la Corredoria somos mucha más gente de la que deberíamos»

«En el Instituto de la Corredoria somos mucha más gente de la que deberíamos»
Pedro Díaz González. / PIÑA

«No vamos dándonos codazos por los pasillos, nadie da clase de pie por falta de espacio y no hay aulas con cuarenta alumnos»

ROSALÍA AGUDÍN OVIEDO.

Dos carteles presiden la entrada del instituto de La Corredoria. En ellos, se anuncia que el centro sopla este año sus primeras diez velas y para celebrar esta efeméride han organizado unas jornadas interculturales en las que han hecho la mirada al pasado. Al frente de este centro se encuentra desde hace dos años Pedro Díaz González. Cada curso escolar se rompe la cabeza para cuadrar los horarios de los alumnos y los profesores y organizar todas las actividades que se organizan en el único Instituto de Secundaria que hay en el barrio más populoso de Asturias. Pero estos problemas se le olvidan cuando relata el número de logros que han alcanzado sus alumnos durante todo este tiempo.

-¿Con cuántos alumnos cuenta el instituto durante este curso?

-Más de ochocientos.

-Sin embargo, las plazas son para seiscientos.

-El diseño original es para veinticuatro unidades, si lo multiplicamos por veinticinco estudiantes nos da esa cantidad.

-¿Han tenido que adaptar otros espacios para poder acoger a todos los matriculados?

- En absoluto.

-¿Cómo han hecho?

-Los espacios no se diseñan para estar a pleno rendimiento y hay más aulas que unidades educativas. Otra cosa es que el pasillo esté diseñado para 100 personas y tengan que pasar 150....

-Pueden existir entonces problemas si ocurre una emergencia.

-Contamos con un plan de autoprotección y está aprobado por las autoridades competentes.

-Hay voces que dicen que el centro se encuentra «masificado». ¿Se ha llegado a ese punto?

-Somos mucha más gente de la que deberíamos ser, pero creo que este concepto es diferente. No vamos dándonos codazos por los pasillos, nadie da clase de pie porque no haya sitio, no hay clases con cuarenta alumnos porque no tenemos espacios,...

-¿Tienen problemas con los recursos humanos?

-No. Yo puedo atender a la diversidad en la medida de lo posible y creo que el término masificado no es acertado.

-¿Cómo calificaría entonces la situación?

-Me reitero. Somos más gente de la que deberíamos y la gestión del centro es muy difícil. Lo más complicado es la organización, porque tenemos en marcha un proyecto de aulas materia de tal modo que la clase no es la de 1ºA, sino que pertenece a la materia de Biología y Geología.

-¿Cón qué problemas se encuentran?

-Que tengamos que dar, por ejemplo, Física y Química en el aula polivalente o en la de Lengua porque no tenemos tantos espacios singulares para ocupar a la vez.

-El próximo curso escolar van a venir alrededor de doscientos alumnos nuevos. ¿Cómo se organizarán?

-Tendremos, como este año, ocho unidades de primero de la ESO. Se debe tener en cuenta que el número de estudiantes que finalmente se matriculen se rebaja porque habrá niños que repetirán o se matriculen en otros institutos del concejo.

-¿Son muchas tener ocho clases para un único curso?

-Sí, pero no hay un incremento respecto a este año. Nosotros creceremos, no obstante, en 3º y 4º de la ESO y 2º de Bachillerato.

-Entre la oferta académica del centro no hay ciclos formativos, ¿por qué?

-No estamos en la mejor de las circunstancias para que se incorporen estos estudios.

-¿Cuándo se construya el segundo instituto se podría cursar esta formación?

-Por el momento, no entra en mis planes.

-¿Qué pasó con el turno vespertino propuesto por la consejería?

-A mi nunca me plantearon este proyecto. Así que a las personas que conocen los pormenores son las que deben de dar todos los detalles.

-¿Nunca ha preguntado al Principado por él?

-Yo no puedo estar preocupado de lo que ponen los periódicos.

-Este año están celebrando el décimo aniversario del centro. ¿Cómo están conmemorando esta efeméride?

-Las celebraciones las hemos focalizado en las jornadas interculturales que se celebraron en abril.

-Pero es en septiembre cuando soplarán las velas...

-Es cierto, pero hemos querido poner en valor este evento. Lo hemos celebrado de forma interrumpida durante una decena de años y su organización es complicada.

-En esas jornadas invitaron a antiguos profesores para que relatasen las anécdotas que vivieron mientras daban clases.

-Vinieron los docentes más veteranos y, si uno consulta la hemeroteca vemos que al principio el centro no tenía luz, solo había electricidad de obra.

-Tampoco había una biblioteca.

-El claustro de profesores se puso un reto hace diez años: que el instituto tuviese un lugar donde los alumnos pudiesen consultar los libros y leer y este logro lo consiguieron. Le dedicaron muchas horas y ahora contamos con un muy buen espacio.

-Usted lleva un lustro dando clases en el centro. ¿Cómo ha cambiado en todo este tiempo?

-Hemos mejorado mucho y es mérito de todos los profesores que hemos pasado por el instituto. De un año a esta parte vengo repitiendo que con el contrato programa han pasado por aquí 202 profesores....

-Supongo que es un caos cuadrar los horarios con tantos docentes y alumnos.

-(Ríe). Es difícil y envidio mucho a esos centros que, en julio, saben lo que va a pasar en septiembre. Nosotros tenemos que esperar a los primeros días lectivos para ver cómo va a ir el curso.

-¿Qué diferencia este centro del resto de los de Secundaria de la ciudad?

-La Corredoria se precia de tener mucha participación ciudadana y las llamadas de la entidades de la zona existen y las estamos acogiendo a todas.

-Ponga ejemplos de estas actividades

-Tenemos en marcha por ejemplo programa Pigmalion, participamos en la liga de debates y en el programa de justicia igualitaria.

 

Fotos

Vídeos