Desde peleas a botellazos hasta con agresiones con navajas

R. A.

Los vecinos del Oviedo Antiguo se quejan de que todos los fines de semana pasa «algún hechos destacable». Hace tres meses, sin ir más lejos, un grupo de cinco menores agredieron a un hostelero, de 23 años, de la calle Rosal después de que este no les dejase entrar en el local. Le rajaron la nariz y la boca y le pincharon por la espalda con una navaja cuando intentaba huir de la agresión. Durante la pelea volaron botellas y cubos de basura y sembraron el pánico entre los muchos adolescentes que disfrutaban de la noche ovetense tras el derbi entre el Real Oviedo y el Sporting.

La Policía Nacional detuvo en el momento a un joven de 15 años, de origen marroquí, y el fiscal de Menores decretó su internamiento en el centro de régimen especial de Miraflores, en Noreña. El resto de agresores fueron arrestados días más tarde aunque el Ministerio Público les dejó en libertad. Los motivos esgrimidos son que en ese momento no se pudo acreditar quién fue el autor material de la agresión y por lo tanto se sigue investigando.

A principios de diciembre también se produjo una pelea entre unas chicas y un joven en un bar de la calle Canóniga. La versión de los hechos ofrecida por una de ellas difiere con la del propietario del local. La primera aseguró que fue agredida por un chico con una botella tras insultarla y empujarla tanto a ella como a sus amigas. Sin embargo, el propietario del establecimiento, tras visionar las cámaras de vigilancia, aseguró que fue el joven el que recibió primero el botellazo por parte de la chica y sus compañeras. Los dos protagonistas de la trifulca fueron atendidos en el HUCA.