Piden «más pruebas» para certificar la edad del autor de un botellazo a un barrendero

El acusado, ayer. / ALEX PIÑA
El acusado, ayer. / ALEX PIÑA

La juez suspende la vista oral por la presunta agresión cometida en San Mateo hasta que se determine si el joven es menor o mayor de edad

ROSALÍA AGUDÍNOVIEDO.

La titular del juzgado de lo Penal número 4 de Oviedo suspendió ayer el juicio contra el joven marroquí que dio un botellazo a un operario de la limpieza durante la segunda noche de San Mateo. Lo hizo después de que la Fiscalía pidiese «otras pruebas» para certificar la edad del agresor.

En un primer momento, se creyó que era menor de edad, pero días más tarde se dijo que ya había cumplido los dieciocho años. Ahora, le someterán a un análisis para saber su fecha exacta de nacimiento y después se determinará dónde debe ser juzgado. Para facilitar el proceso, la defensa del acusado entregó, tras la suspensión del juicio, diversa documentación en la que aparece reflejado que el día de los hechos era menor de edad, y que no fue hasta días después cuando cumplió 18 años.

El suceso ocurrió el 15 de septiembre cuando el joven se encontraba en la plaza del Paraguas minutos antes de las ocho de la mañana. De repente tiró «a propósito» una botella e hirió a un operario de la limpieza de 46 años, según el escrito del Ministerio Público.

Los cristales le cayeron sobre la cara y tuvo que ser atendido por los servicios de emergencias. Le tuvieron que poner cinco puntos en la ceja izquierda y el periodo curación se estimó de doce días. A la víctima le quedarán secuelas de por vida.

La Fiscalía considera que los hechos relatados son constitutivos de un delito de lesiones y solicita que se le condene a un año de prisión, inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el mismo tiempo, abono de las costas procesales y pago de una indemnización de 510 euros por las lesiones.

La fecha en la que se celebrará el juicio y el órgano que lo hará está aún por determinar.