El Ayuntamiento de Oviedo teme que los pisos turísticos «expulsen a los vecinos tradicionales»

El Ayuntamiento de Oviedo teme que  los pisos turísticos «expulsen a los vecinos tradicionales»
Un bloque de edificios en la calle de Marqués de Gastañaga donde se registran varias viviendas de uso turístico. / MARIO ROJAS

El edil de Urbanismo se aferra al futuro Plan Especial de Protección del Casco Histórico y a la revisión del PGO para controlar esta actividad

CECILIA PÉREZ OVIEDO.

La mayor preocupación del concejal de Urbanismo, Ignacio Fernández del Páramo, tras verse forzado por los tribunales a autorizar de golpe la concesión de 191 viviendas turísticas en Oviedo, es poder controlar esa implantación. Ayer volvió a reiterar que su concejalía lo hará a través del futuro plan de protección del casco histórico, cuya redacción prevé contratar este año y que se tramitaría de forma paralela a la revisión del Plan General de Ordenación.

Pero el edil también teme que esta carta verde a las viviendas turísticas se convierta en un arma de doble filo para núcleos concretos de la ciudad, como es el casco histórico. «Nos preocupa que en esta zona se incremente el valor del suelo y al final acabe expulsando a sus habitantes tradicionales, como ocurre en Lisboa donde el casco histórico está vacío, solo es un escaparate», es decir lo «vacíen», ejemplificó Del Páramo, para añadir a renglón seguido que «un elemento de patrimonio como es un casco histórico viniéndose a bajo es inasumible».

En este sentido, la asociación Oviedo Redondo apunta a que si no se controla el número de viviendas turísticas acabe desembocando en un «una escalada de los precios de los alquileres dañando incluso al pequeño comercio», incidió su presidente, Manuel Almeida. Desde el colectivo aseguraron que permanecerán «a la espera» de ver cómo evoluciona la nueva situación pero exigiendo una regulación que «sea respetuosa con los vecinos». Piden, además, que se cree un censo de los pisos destinados a este fin junto con un estudio de mercado que indique la cantidad de viviendas asumibles para «no causar un perjuicio a los vecinos», incidió Almeida.

Precisamente contra esta teoría lucha la Asociación Asturiana de Titulares de Viviendas Turísticas. Su presiente Manuel Herminio García junto a Eduardo García Palicio, del despacho Norte Abogados, fueron los que pusieron contra las cuerdas al Ayuntamiento tras liderar una batalla judicial en contra de la denegación reiterada de licencias municipales. Todas las sentencias del Contenicioso-Administrativo les dieron la razón. «Lo que hizo que el Ayuntamiento tirase la toalla fueron los diecisiete nuevos contenciosos que fallaron en su contra y que hizo que los servicios jurídicos municipales informasen de que no podían seguir oponiéndose a conceder autorizaciones», señaló Manuel Herminio García.

El presidente de la Asociación Asturiana de Titulares de Viviendas Turísticas insiste en que «no se puede mezclar el tema de las viviendas turísticas con los problemas de convivencia porque a día de hoy no existe en Oviedo ni una sola denuncia por estos motivos», incidió para defender que «las viviendas turísticas funcionan como complemento de otros negocios porque de lo que se trata es que venga gente a la ciudad».

Por su parte, el vicepresidente de Hostelería y Turismo de Asturias (Otea), Fernando Corral, se desmarcó de las teorías que colocan al sector hotelero en contra de las viviendas turísticas. «Nosotros no estamos en contra, de hecho fuimos nosotros los que pedimos al Principado que regulase su uso», defendió Corral. Eso sí, puntualizó que el que ahora se dé vía libre a este tipo de viviendas en el municipio no les exime de cumplir con las mismas normas que se les exige a un hotel. Algo que choca con lo dispuesto en las sentencias judiciales que entienden que este tipo de viviendas no son de uso hotelero sino residenciales. Esto no encaja en la visión de Otea porque «quien se aloja en ellas son turistas y sus propietarios utilizan plataformas turísticas para anunciar sus pisos», reseñó.