El plan del bosque de La Zoreda costará 3,1 millones y creará seis kilómetros de sendas

Vista general del bosque de La Zoreda desde el noreste. / ÁLEX PIÑA
Vista general del bosque de La Zoreda desde el noreste. / ÁLEX PIÑA

Los 35 operarios del plan de empleo comenzarán la tarea en junio y estarán un año arreglando el espacio y derribando algunos edificios en ruina

DANIEL LUMBRERAS OVIEDO.

El anunciado cierre del bosque de La Zoreda por parte del Ayuntamiento, paso previo a la construcción de un parque multiaventura, consumirá todo un plan de empleo 2018-2019 y contará con una inversión millonaria. «Rondará los 3.100.000 euros entre salarios y todo el coste de la intervención. En sueldos serán más de dos millones de euros», confirmó el edil de Economía, Rubén Rosón.

La rehabilitación del bosque, situado en una finca municipal de 30 hectáreas, supone actuar en un área que «después de una falta de mantenimiento imprescindible, vuelve a presentar un total estado de abandono». Así se afirma en el proyecto de actuación, que se propone recuperar los senderos de asfalto, hormigón y tierra ya existentes, comidos por la maleza, y añadir seis nuevos, consiguiendo así 3,24 kilómetros de nuevas trazas y una red total de casi seis kilómetros.

Los nuevos caminos, pensados tanto con fines recreativos como deportivos, serán para uso peatonal y ciclable. Evitarán las pendientes para facilitar el paso de personas con movilidad reducida y contarán con un ancho de tres metros y medio. Junto al firme se ejecutará todo un sistema de drenaje de aguas.

La actuación también se ocupará de los restos de la fábrica de explosivos de La Manjoya, fundada en 1970, Patrimonio Histórico Industrial reconocido por el Principado y que tiene diseminados por el bosque almacenes, talleres y polvorines. De los 70 edificios, 30 se demolerán por estar en ruina o amenaza de ruina y el resto se aprovecharán para el futuro parque multiaventura, al suroeste de la finca, como instalaciones de servicio, utillaje y gestión.

«Parte de los edificios son los búnkeres que utilizaba la empresa Unión de Explosivos RioTinto, que no son utilizables salvo almacén. Se adecuarán y se pintarán. Otros son demasiado altos y se tumbarán», precisa Rosón.

La previsión de la Concejalía era comenzar este mismo próximo mes, pero se retrasa hasta junio. «No tenemos contratada a la gente, la convocatoria se hará este mes», reconoce Rosón. Las tareas se alargarán a lo largo de un año: primero hay que desbrozar y mover tierras; luego, se procederá a las demoliciones y las obras de drenaje, luego se pavimentará y por último se pondrán las vallas y las señales. Se pretende realizar un cierre de 23 hectáreas con una malla electrosoldada de dos metros de altura, dejando dos accesos para los vehículos.

El equipo humano lo compondrán 35 personas, con base en El Asturcón. Serán cuatro cuadrillas con dos peones y cinco oficiales de la construcción cada una, dos capataces, un aparejador que coordinará la obra, un administrativo, un biólogo -para evitar molestias a la fauna- y un arqueólogo. Este último profesional se encargará de vigilar el patrimonio industrial y realizar los trámites pertinentes ante la Consejería de Cultura.

Prioridades vecinales

Para la presidenta de la Asociación de Vecinos de Llamaoscura, Silvia García, «está bien que se adecente la zona» de La Zoreda «y la limpien», pero «estaría mejor que se hiciera en menos tiempo». Y «hay que priorizar» necesidades más urgentes: «Se podría destinar el dinero a adecentar la charca y la estación de Renfe».

Esta última infraestructura es un quebradero de cabeza para los vecinos de la zona, que denuncian que «no hay barrera física entre las vías y la calle, si se puede llamar calle... El acceso a la dársena es deplorable, de caucho. Se encallan las sillas de los bebes, de ruedas y carros». A ellos se une que el entorno «es un descampado de mala muerte sin iluminación apenas».

Rosón, en cambio, solo le ve ventajas. «Ya hemos conseguido rehabilitar dos zonas naturales, Olloniego y el Naranco, ahora vamos a por La Zoreda. Es un plan que da oportunidades laborales, que genera también actividad en la zona rural de Oviedo y que cuida nuestro medio ambiente y recupera activos para el turismo. La zona de ocio de Olloniego ya la están utilizando desde hace seis meses los peregrinos; el Naranco va a estar repleto de actividades y de gente todo el verano. Para La Zoreda buscamos eso mismo», declara el edil. Preguntado por la recuperación de la charca de La Manjoya, responde que «de momento no hay proyecto».

Junto con la rehabilitación del bosque, a los trabajadores del plan de empleo les aguardan más tareas. Construirán cuatro pistas de 'running' en los parques de Purificación Tomás (2,2 kilómetros), de Prado de la Vega (1), del Oeste y de Villafría (medio kilómetro). Asimismo, erigirán dos miradores en el Pura Tomás y en la pista finlandesa y rehabilitarán los existentes en los Meandros del Nora y La Barquera.

Historia verde

El bosque de La Zoreda, señala el proyecto de intervención, es «la mancha de bosque atlántico más extensa del concejo, con una superficie arbolada de unas 30 hectáreas» en la que hay robles, castaños, abedules, arces, hayas y avellanos, además de las ruinas de la fábrica. Se plantó precisamente entre los siete polvorines para evitar que se expandieran incendios de uno a otro. Quedó abandonado cuando la fábrica cerró en 1965.

Tras una etapa de dejadez, la foresta reabrió al público tras la actuación de una Escuela Taller municipal en 2003. Los jóvenes operarios limpiaron, intervinieron sobre la masa boscosa, adecentaron las casetas y habilitaron servicios que hoy en día ya no funcionan. El espacio natural ha decaído, presa de la falta de mantenimiento y la basura depositada por los viandantes.

«A día de hoy», concluye el texto del proyecto sobre La Zoreda, «después de la falta del mantenimiento imprescindible para una zona de estas características, vuelve a presentar un total estado de abandono». El remedio que el Ayuntamiento quiere poner lleva a que no se descarte, incluso, conectar algún día este espacio con la senda verde de Fuso, que corre por el otro extremo de La Manjoya siguiendo la trazada de la vía del tren hasta Las Caldas.

 

Fotos

Vídeos