«No hay plan B; si los socios rechazan nuestra propuesta, la SOF desaparece»

Roberto Sánchez Ramos, concejal de Cultura. / MARIO ROJAS
Roberto Sánchez Ramos, concejal de Cultura. / MARIO ROJAS

Roberto Sánchez Ramos, 'Rivi', concejal de Cultura y Festejos: «Las críticas son muy de un fascismo local pegado al navajazo. La oposición nunca hizo un programa de verano, se iban todos de vacaciones»

DANIEL LUMBRERAS OVIEDO.

Roberto Sánchez Ramos, 'Rivi' (Riviella, Grado, 1953), concejal ovetense desde hace veintisiete años, titular de Cultura desde hace tres, afronta esta tarde (en el Palacio de Congresos, a las 18.30 horas) una nueva asamblea extraordinaria de la Sociedad Ovetense de Festejos (SOF).

-¿Cómo afronta esta asamblea?

-Con una explicación a los socios: la SOF tiene que tomar unas nuevas formas. Después de la denuncia del PP a la Fiscalía diciendo que era ilegal, se tomaron medidas y la apuesta que va a hacer el gobierno municipal de que continúe la SOF, como una asociación de carácter privado. Consiste en unos nuevos estatutos y deciden los socios.

-¿Hay un plan B?

-Es que no hay plan B, solamente hay un plan A. El Ayuntamiento ya está desvinculado de la SOF. No hay rechazo posible. Si los socios o el PP o quien sea rechazan nuestra propuesta, la sociedad desaparece.

-¿Y la integración de los antiguos empleados de la SOF en la Fundación Municipal de Cultura (FMC)?

-Entrarán a primeros de julio, para lo cual hubo que habilitar un crédito de 240.000 euros, que se aprobará en el próximo Pleno. Son personas con una gran experiencia.

-Ha propuesto una Concejalía de Festejos. ¿Qué ventajas tendría?

-Una vez que pase San Mateo, tengamos el personal y tranquilidad, trabajo para que entremos en el debate. Pero, claro, para que haya una concejalía tiene que haber personal, que lo tendremos a partir de julio, y economía, que esa sí la tenemos. Las actuales normas nos condenan, a pesar de tener economía, a no poder meter gente a trabajar. De cada diez funcionarios que se jubilan, solo puede entrar a trabajar uno.

-La reforma de los estatutos de la FMC para suprimir la figura del gerente sigue sobre la mesa.

-No había sido exactamente para eso, era más estructural. El gobierno la ha aparcado porque tenemos otros problemas más urgentes. Estamos haciendo en la fundación un trabajo extraordinario, ya que los presupuestos aumentaron en más de tres millones de euros y las actividades entre un 45% y 50% sobre lo que se venía haciendo.

-Hay quien ve en esa reforma una concentración de poder en usted.

-Es una opinión que tengo que respetar, pero es de muy corto alcance. El pequeño poder que tengo lo reparto allí donde pueda.

-¿Las deudas que arrastra la SOF dificultarán la contratación para San Mateo?

-No, afortunadamente se ha hecho un trabajo por parte de funcionarios y las deudas, que están en torno a los 510.000 euros, se van a pagar una vez aprobado en el Pleno del día 3. Espero que a finales de julio estén solventadas.

-¿Cómo está la organización de San Mateo?

-Espero que este año no menos de un mes antes lo podamos tener cerrado, a expensas de algo que es nuevo en el país, la Ley de Contratos del Estado, que complica las contrataciones. Hay más papel.

-¿Se están tomando medidas para que no vuelva a haber prisas?

-El año pasado hubo prisas porque determinadas empresas a las que se les adjudicaba un contrato encontramos que debían una viñeta al Ayuntamiento. Son elementos que tienen que ver con la situación de las pequeñas empresas, que son claves para el desarrollo de las fiestas. Luego, también tienen dificultades con la Ley de Contratos. Hasta que no pase un año de la entrada en vigor, vamos a tener dificultades para agilizar procedimientos. Las adjudicatarias también tienen menos gente, y este país está en un caos que condena a la gente que trabaja.

-¿Puede decir algún concierto?

-No... Hasta que no tenga el contrato firmado no puedo adelantar.

-La oposición critica que, ya empezado, todavía no haya programación de verano.

-Esa oposición en su vida hizo nada de programación de verano en Oviedo, porque se marchaban todos de vacaciones. El día 3 anunciaremos la programación de verano, que va a sobrepasar los 300.000 euros. Insólito en Oviedo en los últimos 50 años. Fue un éxito el anterior año y cantidad de gente se ha implicado.

-Le han afeado mucho también el viaje a Nueva Orleans.

-Eso es la parte cutre de la política. Nos han invitado al Ayuntamiento por temas culturales. De la misma manera que el PP estuvo en Tampa en múltiples ocasiones representando al pueblo de Oviedo, el concejal de Cultura viaja invitado políticamente. Así no se puede trabajar. El viaje costó 2.000 euros, informé en la comisión de Cultura. Lo que pasa es que el PP en Oviedo, además de los problemas estructurales, tiene un problema muy serio con una facción familiar, el 'clan de Morcín'.

-¿Cree que el Principado dejará intervenir en la plaza de toros?

-Imagino que sí. Creo que hay argumentos, como ha pasado en otras plazas de España. Los últimos toros que se hicieron, en los años del PP, se hicieron regalando el 95% de las entradas. Hay que preservar lo que se pueda, pero al mismo tiempo utilizarlo como un equipamiento deportivo y cultural. Además, ya no está allí el hospital, que era el 'hándicap' cuando se hacían los conciertos en los 80 y los 90.

-Si hay cesión de La Vega, ¿qué quieren hacer en lo cultural?

-Cultura necesita infraestructuras y opinión de la gente. Se pueden hacer desde magníficos museos hasta lugares de formación. La ventaja que tenemos es que como esos 120.000 metros cuadrados, de los cuales 50.000 están atechados, hay muy pocos sitios en Europa.

-¿Qué demandas le llegan?

-Salas de exposiciones, lugares de ensayo, etcétera. Parto de un principio de que 'solo se defiende aquello que se conoce'. Estamos permanentemente solicitando visitas y ha habido una cooperación de los militares.

-¿Qué querría hacer y ya se quedará en el tintero?

-Poder abrir una sala de exposiciones, más líneas de subvenciones para la creación artística, más infraestructuras en los barrios para hacer actividades. Se hicieron 45 centros sociales, muchos de ellos para jugar al parchís. Eso es un insulto. Tendría que haber muchos menos, pero que se pueda hacer teatro o cine. No nos dio tiempo y hay leyes que presupuestariamente nos impiden hacerlo.

-Hay movimiento en IU a cuenta de la relación con Podemos.

-Está en un debate fantástico y muy deseable en el que los militantes van a decidir. Yo no quiero utilizar mi situación privilegiada, las opiniones las voy a dar internamente con mi voto.

-El próximo año hay elecciones...

-Voy a dejar de ser concejal en mayo y seguiré teniendo una vida activa al margen de la institución.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos