La plantilla municipal recuperará la jornada de 35 horas semanales a partir de enero

La plantilla municipal recuperará la jornada de 35 horas semanales a partir de enero

Personal cierra un acuerdo a cambio de la renuncia al horario de verano, a los 'griposos' y a los 15 minutos de cortesía

GONZALO DÍAZ-RUBÍN OVIEDO.

Los trabajadores municipales recuperarán la jornada laboral de 35 horas semanales a partir de enero. El concejal de Personal, Iván Álvarez (IU), presentó ayer el acuerdo alcanzado con los sindicatos para revertir «parte de los recortes» aplicados a los trabajadores públicos durante los peores años de la crisis. Parte y no es seguro. El acuerdo queda supeditado a que se modifique, antes de final de año, la legislación estatal, tal y como acordó el anterior Gobierno con las centrales sindicales el pasado mes de marzo.

Álvarez explicó que el acuerdo, en el que se lleva trabajando desde la pasada festividad de Santa Rita, sigue una línea similar a la disposición aprobada por el Principado, que también supedita el retorno de las 35 horas semanales a ese cambio legal imprescindible, para el que, confió, no prevé problemas. El edil, que recordó su etapa como sindicalista en las contratas municipales, defendió que para «los que estuvimos detrás de las pancartas» reclamando la reducción de jornada, supone una satisfacción especial y destacó la unidad de las tres fuerzas del gobierno local «en torno a este asunto».

Y parte, porque, en contrapartida, los trabajadores municipales perderán la bolsa de 55 horas para los meses de verano y los cinco días 'griposos', que les permitían ausentarse de sus obligaciones sin necesidad de presentar justificantes médicos. También desaparece la media hora de cortesía, que impulsó el propio Álvarez, y que daba 15 minutos de margen a la entrada y salida de los centros de trabajo al personal. A cambio, el Ayuntamiento cede y permitirá a los trabajadores municipales percibir el sueldo completo desde el primer día de baja médica y no a partir del quinto como hasta ahora.

El tira y afloja propio de cualquier negociación y en la que el concejal apeló a la falta de personal del Ayuntamiento para no poder avanzar más sin poner en riesgo «la atención ciudadana». «No podemos mantener las 55 horas de verano y los 15 minutos de cortesía y aplicar las 35 horas semanales a la vez como se hacía antes de los recortes», concluyó. Eso sí, el concejal se comprometió a avanzar en la misma línea «cuando salte por los aires la tasa de reposición» para poder «volver a negociar estos puntos». Mientras tanto, una mesa de seguimiento vigilará el impacto en el «mal llamado, para mí, índice de absentismo», ante el temor de que las bajas se disparen por el efecto conjunto de todas las medidas.

El acuerdo incluye también acabar con una anomalía que debería ser cosa del pasado desde 1983. Álvarez lo resumió con que «todos los empleados tendrán que fichar a partir del 1 de enero», pero el mensaje solo es para el área de Seguridad. La legislación dice desde hace 35 años que «todos los funcionarios y empleados públicos tendrán obligación de fichar al entrar y salir del centro de trabajo, tanto al comienzo y final de cada jornada, como en toda ausencia y retorno durante la misma». Policía Local y Bomberos no lo hacen, ni siquiera dos años después de que el Ayuntamiento plegase velas ante una demanda de la CSI. Desde entonces y hasta ahora, todo han sido retrasos en la colocación de las cámaras, sistemas de huella o la base de datos. Policías y bomberos pasan control presencial al inicio de cada turno, lo hace el mando responsable; pero si este hace la vista gorda o los funcionarios bajo su mando se escaquean, poco hay que hacer.

Otros de los puntos del acuerdo está relacionado con la reestructuración de Bomberos. «Hay un informe técnico que avala el quinto turno en el área de Bomberos lo que significaría tener dos turnos disponibles por las noches para refuerzo». El cambio será posible con la incorporación de los 19 bomberos que ahora están realizando las pruebas, refuerzo que, además, permitirá elevar el retén a diez trabajadores.

Críticas de Taboada

Además, habrá una reducción de jornada del 25% durante un mes para los trabajadores que se reincorporen tras un tratamiento médico intensivo, «radioterapia o quimioterapia o un transplante». Álvarez, «como sindicalista», se dijo «orgulloso» del acuerdo y agradecido a «la altura de miras de los sindicatos tanto en las negociaciones como incluso a nivel personal». También aprovechó para defender la «profesionalidad» de la plantilla municipal, «con un nivel altísimo», tras las críticas de Taboada. «Cuando un auxiliar, cuando un técnico o cuando un jefe de sección comete un error, comete un error. No hay que darle vuelta de hoja». Por eso, dijo, «hay declaraciones que convendría medir, para no poner en cuestión a todo el colectivo». El también coordinador de IU Oviedo volvió a defender la necesidad de unión de las tres fuerzas «para que las derechas no vuelvan a gobernar».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos