La plantilla de Trubia realizará paros en apoyo a tres compañeros expedientados

S. NEIRA OVIEDO.

La fábrica de armas de Trubia vuelve a entrar en conflicto. La plantilla acordó ayer iniciar paros diarios de dos horas tras la decisión de la dirección de Santa Bárbara Sistemas de sancionar a tres encargados del taller de blindados que se negaron a realizar informes de control del trabajo de sus compañeros. Los trabajadores mostrarán así su repulsa a las medidas, que quieren que sean retiradas. En concreto, se trata de quince días de retirada de empleo y sueldo.

Los obreros ya pararon el pasado viernes por esta causa. La falta de acuerdo entre la patronal y la sindical ha llevado a estos últimos a iniciar nuevas medidas de presión, acordadas ayer en asamblea. Así, a partir del lunes la plantilla dejará de trabajar de once de la mañana a una de la tarde, y dos horas antes de finalizar la jornada en el turno de la noche. Solo queda el visto bueno de las autoridades competentes para formalizar las medidas propuestas, que podrían alargarse todo el mes de abril.

Los tres empleados sancionados, respaldados por los sindicatos, consideran que la labor de control para vigilar la productividad y el rendimiento de otros compañeros no se encuentran entre las funciones de sus puestos.