La Policía no descarta que el abusador de menores de Teatinos esté fuera de Asturias

La Policía no descarta que el abusador de menores de Teatinos esté fuera de Asturias

El acusado de hacer tocamientos a siete niñas en la zona infantil de una sidrería continúa en busca y captura por todo el territorio nacional

CECILIA PÉREZOVIEDO.

Lo buscan todas las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, pero al cierre de esta edición aún no se había procedido a su localización y detención. El hombre de 49 años y nacionalidad española acusado de haber abusado sexualmente de siete niñas en la zona infantil de una sidrería de Teatinos sigue en busca y captura. La Fiscalía le reclama 21 años de cárcel.

Camarero de profesión, está casado y tiene un hijo, que en el momento en que presuntamente cometió los hechos contaba con tres años. Permanece en paradero desconocido.

Lo está desde este mismo martes cuando no se presentó al juicio que iba a celebrarse en la Audiencia Provincial. La Fiscalía del Principado de Asturias solicitó entonces la aprobación de una orden de localización y su inmediato ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza cuando sea arrestado.

Su abogada, Gary García Fonseca aseguró ayer a este periódico que su cliente no se ha puesto en contacto con ella en todo este tiempo.

La unidad de la Policía Nacional encargada de su búsqueda se centra en vigilar y controlar el entorno próximo del hombre, desde su domicilio a las zonas a las que solía frecuentar habitualmente. No se descarta que haya podido salir de la región, ya que tiene vínculos con Cantabria, e incluso de España, aunque esta opción se antoja más complicada debido a la orden de busca y captura, a no ser que lo haya hecho antes de que se dictara la medida. Ahora, cualquier movimiento que pase por la base de datos de Policía Nacional, Local y Guardia Civil será detectado inmediatamente.

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial tenía previsto celebrar este martes el juicio contra e este vecino de Oviedo, acusado de siete delitos de abusos sexuales a menores, por los que la Fiscalía del Principado de Asturias le pide 21 años de prisión, siete por cada una de las menores agredidas. Todas con edades comprendidas entre los ocho y trece años cuando ocurrieron los hechos, a principios de 2018.

Su incomparecencia frustró el juicio. Ni se presentó ni justificó su ausencia. Ni siquiera su abogada conocía los planes de su cliente. A declaraciones a este periódico, aseguró que «nunca sospechó» de que su cliente fuera actuar así. La última vez que contactó con él fue el lunes por la mañana. El acusado había quedado en telefonearla por la tarde para preparar la línea de defensa pero nunca lo hizo. No era la primera vez que su abogada tuvo problemas para contactar con su defendido. Garay García Fonseca explicó que cuando se hizo cargo de su defensa también le costó localizarlo ya que el hombre maneja varios terminales móviles.

Según la Fiscalía, el hombre era un asiduo cliente del establecimiento hostelero donde presuntamente cometió los abusos. De hecho, trabajaba como camarero en un local cercano. Con la excusa de acompañar a su hijo bajaba a la zona infantil de la sidrería. El procesado se aprovechaba de lo apartado que estaba el lugar para acercarse a las niñas. Con la excusa de querer jugar al escondite, las sometió a «diversos tocamientos», según la acusación pública.