La Policía llama a declarar a siete conductoras de TUA que formaron parte de un piquete

La Policía llama a declarar a siete conductoras de TUA que formaron parte de un piquete

Investiga si presionaron o solo informaron a otra trabajadora mientras empresa y sindicatos prevén retomar hoy las negociaciones

ALBERTO ARCE OVIEDO.

La de ayer fue una mañana convulsa en el conflicto en el servicio municipal de autobús de Oviedo. Una jornada en la que coincidieron las explicaciones del presidente del comité de empresa y representante de los trabajadores, Manuel Villaverde, sobre la huelga indefinida que se producirá a partir del próximo 22 de enero cada martes y jueves; el anuncio de la empresa de su victoria en el proceso judicial abierto contra los descansos; la llamada a declarar a siete conductoras del servicio que conformaron un piquete para determinar si presionaron o solo informaron a una trabajadora que, se defienden, «incumplió los servicios mínimos»; y un nuevo toque de atención del alcalde, Wenceslao López, que exigió un encuentro entre las partes.

Todo comenzó en la sede de la Unión Sindical Obrera (USO) de Oviedo. Acompañado del delegado del sindicato, José Luis de la Fuente, el presidente del comité expuso los motivos consabidos de la huelga. Un encuentro con los medios que aprovechó para anticipar que los trabajadores no se niegan a utilizar 'alcolock', pero sí a que las pruebas las realicen los propios inspectores de la empresa. Afirmó que estas «tendrán que estar amparadas en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales», con la mediación de un servicio médico, y que el tema que «denotó» el fracaso de las negociaciones el pasado 3 de enero fue el de la contratación. «La empresa -aseguró- se niega a realizar contratos indefinidos» en favor de los de prácticas.

También comentó que el parón previsto para el próximo martes 29 de enero quedará suspendido con motivo de la celebración de las elecciones sindicales. Algo que, como enfatizó, «no tiene nada que ver con el motivo de la huelga».

A lo largo de la jornada, siete conductoras de la empresa pasaron por dependencias de la Policía Nacional prestando declaración acusadas de haber cometido un delito de atentado contra los derechos laborales. Así lo explicó Rebeca Centeno, representante de la Corriente Sindical de Izquierdas, y una de las últimas en presentar su testimonio. «No entiendo por qué estamos aquí, simplemente explicamos los motivos de la huelga a una compañera que había decidido salir a hacer la ruta en una jornada en la que ya estaban cubiertos los servicios mínimos», apuntó. Su versión fueron constatada por Villaverde.

El alcalde, Wenceslao López, apuró a las partes y llamó a los responsables del Servicio Asturiano de Solución Extrajudicial de Conflictos (Sasec) a que convocase una reunión entre las partes «cuanto antes». «Si puede ser para hoy, mejor que para mañana», sentenció. Una petición que fue contestada 'ipso facto', quedando fijada la cita hoy a las cuatro.

Más

 

Fotos

Vídeos