La Policía Nacional investiga los robos en dos pisos en Santo Domingo

El número trece de la calle Carlos Asensio Bretones, en el barrio de Santo Domingo. / ÁLEX PIÑA
El número trece de la calle Carlos Asensio Bretones, en el barrio de Santo Domingo. / ÁLEX PIÑA

Las primeras hipótesis apuntan a que se trata de «uno o varios ladrones comunes» que utilizaron el método 'bumping' para entrar en las viviendas

A. ARCE OVIEDO.

El Cuerpo Nacional de Policía investiga los robos a dos viviendas a través del método 'bumping'. Todo ocurrió anteayer, a plena luz del día, a la hora del almuerzo, cuando dos apartamentos contiguos del número 13 de la calle de Carlos Asensio Bretones, en el barrio de Santo Domingo, fueron forzados.

Los delincuentes no accedieron limpiamente al interior de los hogares, se tomaron su tiempo. Retiraron la mirilla de ambas puertas y taladraron los bombines para así poder entrar a sustraer joyas, dinero u otros objetos de valor, según las primeras estimaciones de la brigada provincial de la Policía Científica. Las puertas muestran marcas evidentes del forcejeo y han sufrido daños que aún no han sido valorados.

En el momento del hurto, los domicilios se encontraban vacíos y los vecinos no vieron ni escucharon nada sospechoso. «Los tenían controlados, esperaron a que terminase el turno del portero y entraron; no es la primera vez que ocurre. Alguna vez nos hemos encontrado en los rellanos con personas que no viven aquí, aprovechan las fiestas y los meses en los que nos vamos de vacaciones», relató la propietaria del cuarto A.

Una vivienda vacía

No obstante, uno de los dos alojamientos afectados, el tercero B, había sido vaciado y limpiado hace escasos quince días para su puesta en alquiler. «No debían de saber mucho de los propietarios, en una de las cosas no había nada que robar, sus dueños la iban a alquilar», declaró la misma vecina.

En estos momentos, las autoridades encargadas del caso están evaluando las pruebas obtenidas y tratando de averiguar qué objetos han sido sustraídos y cuál es su valor con el fin de determinar el delito imputable, que va desde allanamiento de morada hasta robo con fuerza. Los afectados ya han interpuesto las denuncias pertinentes.

«Estamos asustados»

Amalia Fernández, vecina del sexto A, afirmó no haber oído ni visto nada, pero comentó que «en este bloque es muy común encontrarse las puertas marcadas. Durante el mes de julio del año pasado también nos entraron a robar con el mismo método. A mí me intentaron forzar la cerradura mientras estaba en casa. Estoy realmente asustada, he cambiado la cerradura».

Según las primeras conclusiones, se trata de «uno o varios ladrones comunes».

 

Fotos

Vídeos