«Es el premio más alto que hemos dado con un acertante»

Marta y José Antonio Carbayeda, ayer, durante el brindis que ofrecieron tras haber repartido 1,7 millones de euros. / ALEX PIÑA
Marta y José Antonio Carbayeda, ayer, durante el brindis que ofrecieron tras haber repartido 1,7 millones de euros. / ALEX PIÑA

La dueña de la administración de la calle Magdalena celebra con su padre haber repartido 1,7 millones de euros de la Primitiva | «No sabemos aún cuándo lo vendimos ni a quién», asegura Marta Carbayeda tras sellar el boleto con la combinación ganadora en el sorteo del sábado

ROSALÍA AGUDÍN

«¿Tocó la Primitiva?», ¿cuánto dinero?». Decenas de vecinos y clientes de El Antiguo repitieron ayer al mediodía estas preguntas ante el revuelto montado frente a la Administración número 20 de Oviedo, que la noche anterior repartió un premio en la Lotería Primitiva de 1,7 millones de euros. Aunque ayer cerraba por descanso, Marta Carbayeda y su padre, José Antonio, abrieron el negocio de la calle Magdalena para brindar con champán. La ocasión lo merecía.

La actual responsable de la administración, que vendió el boleto con los seis números ganadores (27, 30, 35, 36, 40 y 49), ha recibido centenares de felicitaciones. Pero no puede desvelar el misterio: «No sabemos a quién le ha tocado, pero es el premio más alto que hemos dado con un único acertante».

Más información

No es la primera vez que el negocio familiar reparte cantidades importantes. Las paredes están llenas de carteles, aunque en esta ocasión han batido récord. El más elevado, en 2009, había alcanzado los 1,5 millones de euro, también con la Primitiva. Más reciente, en marzo del año pasado, entregaron 162.000 euros de la Bonoloto. Hoy añadirán a sus paredes el anuncio de este último.

Lo único que la lotera tiene claro es que la suerte no le ha sonreído a ella. El resto es una incógnita: «No sabemos cuándo lo vendimos, ni a quién», relató ayer. Por si acaso, hasta algún cliente revisó ayer delante de la administración sus números. «Mucha gente no mira los boletos hasta que viene aquí, aunque el premio lo cobrará en el banco». La normativa establece que los décimos ganadores con hasta 2.000 euros de premio se abonan en la administración. A partir de esta cantidad el procedimiento se realiza en una entidad bancaria.

Desde 1953

José Antonio Carbayeda lleva desde 1953 repartiendo suerte. Regentó junto a su padre la administración número 1 de Oviedo, que se situaba en la calle Fierro. Cuando él tomó las riendas del negocio abrió un local en la calle Magdalena, que luego heredó su hija. «Abrimos aquí el 28 de diciembre de 1981 y me retiré hace seis años. Puede que seamos el despacho más antiguo de Asturias y el que más premios hayamos repartido».

Como suele ser habitual en estos casos, esta administración notará ahora un aumento de las ventas. Espera repartir dentro de poco tiempo el siguiente premio y brindar de nuevo. A ambos les gustaría que la suerte recayese en un «cliente habitual» o «personas con necesidades», pero esta suerte no se decide.

 

Fotos

Vídeos