Primero los ciudadanos, luego «la burocracia»

En lo que no hay avances es en la negociación de la relación actual del Ayuntamiento con el Consorcio de Transportes de Asturias, cogida con pinzas después de que los funcionarios informasen de que era perjudicial para los intereses municipales hace ya año y medio. Entonces, la junta de gobierno acordó denunciar el acuerdo con fecha 31 de diciembre de 2017, pero mes y medio más tarde dejó sin efecto la decisión ante la imposibilidad de cerrar un nuevo entendimiento antes de Año Nuevo.

Ese acuerdo con pinzas y «perjudicial» para el Ayuntamiento sigue en vigor. En las conversaciones entre las partes «cada uno barra para su casa», explicó Ana Rivas, que evitó precisar los motivos que han impedido solucionar la provisionalidad en este año y medio y llegar a un acuerdo con el CTA.

El alcalde sostuvo que el equipo de gobierno decidió dar prioridad a la implantación de las nuevas líneas y bonos, «antes que un tema administrativo» y defendió que el nuevo mapa de recorrridos y los títulos bonificados para niños y parados supondrán «un importante aumento del uso del transporte público, con todos los beneficios que ello conlleva para la cuidad». Y añadió que «hemos puesto primero a las personas y después la burocracia».