«La propiedad de La Vega es un tema menor; lo importante es un proyecto conjunto»

La entrada principal de la antigua fábrica de La Vega. / ALEX PIÑA
La entrada principal de la antigua fábrica de La Vega. / ALEX PIÑA

El vicepresidente del Principado, Juan Cofiño, considera prioritario que este espacio, sin uso desde 2012, «se abra a la ciudad»

S. N. / R. A. / R. M.OVIEDO.

El Principado también considera prioritario para la capital asturiana decidir el uso de los terrenos de la antigua fábrica de armas de La Vega y está dispuesto a participar en las negociaciones. El vicepresidente regional, Juan Cofiño, estima que resolver la titularidad de los terrenos -para lo que el Ministerio de Defensa y el Ayuntamiento llevan años negociando-, es «un tema menor» y que lo principal es «que hagamos un proyecto consensuado entre todos para favorecer la ciudad en su conjunto».

Se compromete así el Gobierno regional a impulsar como intermediario la reactivación de este espacio a la entrada por el Bulevar de Santullano de 120.000 metros cuadrados, cerrado desde que Santa Bárbara Sistemas cesó la actividad en octubre de 2019. Siete años llevan ya sin uso las abandonadas naves de la factoría, solo abierta para visitas puntuales como el ciclo de cine al aire libre o la Noche Blanca, sin que se hayan logrado aún grandes avances.

Planes de futuro

Precisamente, en referencia a las peticiones del Ayuntamiento al nuevo Ejecutivo regional presidido por Adrián Barbón, el concejal de Ciudadanos Nacho Cuesta consideró fundamental intermediación regional «ante el Gobierno de España para avanzar en la utilización de los terrenos», tanto para participar en la negociación por la tasación y compraventa como para llenar de contenido sus abandonadas naves.

La Cámara de Comercio, por su parte, se centra en diseñar un proyecto vinculado a la innovación biosanitaria y lanzadera de empresas tecnológicas con financiación europea. Hace unas semanas, el presidente de la institución, Carlos Paniceres, también propuso el hermanamiento oficial con la localidad francesa de Saint-Étienne, una ciudad que ha transformado una de sus viejas factorías militares en un «verdadero polo industrial».

Precisamente la fábrica de armas también ha sido el espacio puesto sobre la mesa por el PP para atraer a Oviedo los estudios de grado de Bellas Artes. Fue el concejal Mario Arias quien esta semana, en plena disputa con Gijón, señaló estos terrenos como la ubicación idea. Idea que, para Nacho Cuesta, de Ciudadanos, aún es «prematura».