«No puedo dormir de la alegría»

María del Carmen Suárez, de negro, junto a Mabel Rodríguez; detrás, César García y María de los Ángeles Suárez, en la cafetería Fórum que despachó entre su clientela treinta décimos, es decir tres millones de euros . / PABLO LORENZANA
María del Carmen Suárez, de negro, junto a Mabel Rodríguez; detrás, César García y María de los Ángeles Suárez, en la cafetería Fórum que despachó entre su clientela treinta décimos, es decir tres millones de euros . / PABLO LORENZANA

Continúan las celebraciones tras el premio de 7 millones de euros de la Lotería

CECILIA PÉREZ OVIEDO.

La resaca de la lluvia de millones que dejó el sábado el sorteo especial de julio de la Lotería Nacional, siete millones de euros para ser exactos, se dejó notar ayer en uno de los locales que más décimos vendió del número 86.867. La cafetería Fórum despachó entre su clientela habitual treinta décimos, es decir, tres millones de euros.

Tras pasar el domingo cerrado por descanso, los habituales de este local que lleva abierto dos décadas, se congregaron en la terraza del local para celebrar y sobre todo agradecer a su propietario, Roberto González, el haberles servido en bandeja los décimos de la suerte. Una de las agraciadas, que ayer compaginaba cava y café a partes iguales, no quiso la perder la ocasión de celebrar el haber comprado un décimo, aunque compartido con una amiga, el pellizco de 50.000 euros, le servirá para «echar una mano a mis dos hijos y para disfrutar yo también porque afortunadamente yo ya no tengo que tapar agujeros», aseguró entre risas María del Carmen Suárez, que ayer también celebraba santo.

Sobre cómo se ha tomado el premio, confesó que «llevo dos noches sin dormir de la alegría y de los nervios porque me parece que es todo mentira».

«La gente viene para darnos las gracias», dice Carmen González, empleada de La Paloma

Pero mentira no es y bien lo sabe Carmen González. De la administración La Paloma, en la que ella trabaja, partieron los boletos afortunados. Ayer el local era un hervidero. «Es un día especial, como el domingo cerramos, hoy (por ayer) está llegando la gente a darnos las gracias. Que vengan con toda la ilusión es lo más gratificante. Ha sido un baño de masas», aseveró. Entregar un premio así es la mejor tarjeta de visita que una administración de lotería puede presentar. «Esperemos que esto sirva y anime las ventas», auspició González.

La oportunidad más cercana la tienen el próximo 4 de agosto. Se celebra otro sorteo especial de Lotería Nacional y con sello asturiano ya que el motivo del décimo conmemora la 82 edición del Descenso Internacional del Sella. Un poco más allá, el sorteo extraordinario de Navidad. Sin que sirva de visionaria, avisa Carmen González, cree que «este año va a acabar en ocho». Porque en la lotería no hay número feo pero sí favoritos. «El siete y el cinco son los más demandados», aseguró.

La Paloma, en la calle Río San Pedro disfrutó ayer de las mieles de uno de los premios más importantes entregados en Oviedo en años. «Yo no me llevé nada pero me quedo con el agradecimiento de la gente, sobre todo de los que pasaron por momentos económicos malos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos