La reforma del Palacio de los Deportes costará 3 millones y durará 40 meses

El alcalde, con técnicos, durante su visita a las obras del Palacio de los Deportes. /  A. PIÑA
El alcalde, con técnicos, durante su visita a las obras del Palacio de los Deportes. / A. PIÑA

El Ayuntamiento refuerza las rótulas y la estructura metálica de los arcos de la cubierta de cara a las obras que pretende financiar con fondos europeos

G. D-.R

Lo importante en términos de la profesión periodística es que nunca más habrá que usar el Santiago Bernabéu para medir la superficie en hectáreas destruida por el fuego. El estadio del Real Madrid mide y ocupa bastante más y, mucho más cerca, tenemos un edificio «que es casi un cuadrado de cien por cien metros», explicó ayer el arquitecto de la sección de Edificios y Patrimonio, Santiago Iglesias. La hectárea del Palacio de los Deportes necesita de más de una actualización. En el futuro inmediato, el Ayuntamiento pretende invertir más de tres millones de euros en la reforma del edificio de Ildefonso Sánchez del Río para reparar su cubierta, recuperar la climatización del edificio y adecuar su envolvente para que cumpla las normativas de eficiencia energética, según explicó ayer el Ayuntamiento. Las obras se financiarán en un 80% con cargo a los fondos Edusi del plan 'Conectando Oviedo' y tendrán una duración de cuarenta meses. El proyecto está listo -de hecho, estaba preparado ya el pasado mandato-, pero «hemos tenido que hacer una serie de actuaciones previas», explicó la concejala de Infraestructuras, Ana Rivas. Cosas como instalar líneas de vida para poder trabajar sobre la cubierta o como la que ayer motivó la visita del alcalde, Wenceslao López, y Rivas al Palacio de los Deportes, el tratamiento de la estructura interna y las rótulas de los apoyos de los arcos de la cubierta.

«El deterioro era muy pequeño, pero era mejor actuar ahora, es un punto crítico», explicó Iglesias. Tanto que el autor del proyecto y director de las obras de la que, en su día fue la mayor cubierta autoportante del mundo, Ildefonso Sánchez del Río, decidió protegerlos en una urna de cristal e iluminarlos: «¿Cómo podemos admitir que esos diminutos atlantes que van a soportar sobre sus hombros no la bóveda celeste, pero sí la del Palacio de Deportes de Oviedo, pasen desapercibidos?», según recogía le memoria del proyecto. La cubierta del edificio se sustenta en una serie de arcos, formados por dovelas prefabricadas, con una luz de cien metros cada uno. Cada arco se apoya en unos arbotantes a través de unas rótulas de 60 milímetros, «que se encargan de transmitir las tensiones y movimientos de la estructura». Un punto tan singular del proyecto que Del Río quiso protegerlo en urnas de cristal e iluminarlos. Ayer, no había luces ni urnas, solo trabajo delicado para recuperar el tratamiento antioxidante que recubre la estructura interna. Unos trabajos que costarán 90.000 euros y durarán un máximo de cuatro meses.

El alcalde, Ana Rivas y el edil delegado de Deportes, Fernando Villacampa, que no había sido convocado pero tiene ahí el despachos, visitaron ayer las obras. Faltan las de la cubierta, cuyo estado no permite ni recuperar el marcador arrancado por el PP.