La residencia del Naranco tendrá un centenar de usuarios en julio

Pilar Varela y Graciela Blanco, junto a Berta Varela, una de las usuarias del centro. /  PABLO LORENZANA
Pilar Varela y Graciela Blanco, junto a Berta Varela, una de las usuarias del centro. / PABLO LORENZANA

El Centro Polivalente de Recursos (CPR), que entró en servicio a finales de marzo con 166 plazas, cuenta ya con 32 usuarios

A. ARCE OVIEDO.

El Centro Polivalente de Recursos (CPR) del Naranco, que entró en servicio a finales del pasado mes de marzo con 166 plazas de residencia y 56 para el centro de día, alcanzará el 60% de ocupación geriátrica en julio. En estos momentos, el edificio se ha convertido en el nuevo hogar de 32 usuarios, pero alcanzará el centenar en un par de meses dada la lista de preinscripciones. Así lo avanzó ayer la consejera de Servicios y Derechos Sociales, Pilar Varela, que visitó las instalaciones por primera vez desde su remodelación.

Allí, y acompañada de la gerente del ERA (Establecimientos Residenciales para Ancianos de Asturias), Graciela Blanco; la directora del CPR Naranco, Paloma Rodríguez; varios directores de otros centros residenciales para mayores, explicó que «la incorporación de usuarios al equipamiento se está llevando a cabo de manera progresiva». También la acompañaron los usuarios

El renovado establecimiento del Naranco, a escasos metros de la avenida de los Monumentos, se puso en marcha hace dos meses tras una inversión de 6,3 millones de euros después de haberse clausurado en 2013 para la acometida de una reforma integral. «Una inversión muy importante», incidió Varela, que ha resultado en «un espacio agradable» y «amplio», que además, comentó, está decorado por los usuarios del Centro de Apoyo a la Integración (CAI) L'Arboleya, que también participaron en la visita.

Durante el recorrido, la consejera acompañó a los usuarios en su vida cotidiana. Y en la zona de gimnasio, se encontró con Berta Varela, una anciana a la que ya había conocido en Pravia y que se encontraba realizando sus estiramientos diarios para prevenir las secreciones pulmonares que produce el EPOC. «Eso de dejar de fumar del todo me está costando un poco», bromeó la mujer.

Por su parte, la gerente del ERA aplaudió la «calidad» de las instalaciones destinadas, recalcó, a «dar un buen servicio a todas esas personas que a una determinada edad comienzan a necesitar apoyo».

Varela también quiso destacar el apartado de las instalaciones dedicado al centro de día, que cuenta ya con siete usuarios. «En breve se incorporarán cuatro más», advirtió.