Los responsables de la Fundación Gustavo Bueno no abren la puerta a Rubén Rosón

«Esto es sorprendente, ya pasa de castaño oscuro que se escondan detrás de una puerta ante un representante del Ayuntamiento», afirma el concejal de Economía

ALBERTO ARCE

Otra visita truncada. Esta mañana, el concejal de Economía del Ayuntamiento de Oviedo, Rubén Rosón, volvía a encontrase con la negativa de los responsables de la Fundación Gustavo Bueno a recibirle en las dependencias del palacete Pedro Miñor, en la Avenida de Galicia, sede de la institución. Esta vez, sin tensiones ni voces elevadas, a modo de puerta cerrada, y a pesar de ir acompañado de una agente de la Policía Local de paisano.

«Esto es sorprendente, ya pasa de castaño oscuro que se escondan tras una puerta y nieguen la entrada a un representante del Ayuntamiento», ha declarado el edil tras haber intentado llamar al timbre del edificio hasta en cinco ocasiones. Todo así, después de que el pasado viernes el munícipe y varios representantes de la entidad protagonizasen un bronco encuentro en que Rosón no pudo pasar más allá de la biblioteca.

Ahora, y con una denuncia interpuesta ante la Policía Nacional desde el viernes, Rosón comunicará lo sucedido a las autoridades. «Ni siquiera se han dignado a abrir», ha lamentado momentos después de dejar bajo la puerta del palacete un documento con las necesidades de utilización del espacio.

Temas

Oviedo