La revisión del PGO descarta crear más suelos industriales al ser suficiente la oferta

Operarios de la empresa FCC comenzarán hoy a picar la fachada de la antigua fábrica de aceites. / ÁLEX PIÑA
Operarios de la empresa FCC comenzarán hoy a picar la fachada de la antigua fábrica de aceites. / ÁLEX PIÑA

Destaca las «apuestas muy fuertes» en la Zalia o en Bobes y las posibilidades de expansión de los polígonos de Llanera

GONZALO DÍAZ-RUBÍN OVIEDO.

En 2010, el Idepa publicó una propuesta de 'Estrategia Industrial para Asturias'. En medio de la peor recesión económica en casi un siglo, la comarca de Oviedo, en la que incluía los concejos limítrofes de Llanera y Siero, disponía de 8,24 millones de metros cuadrados de suelos industriales brutos. En cambio, solamente había 134.524 metros de parcelas disponibles. El Idepa concluía que «la oferta parece suficientemente amplia, al menos, mientras no se reactive la demanda». También podía haber señalado que, entonces, al igual que hoy, más del 60% de las parcelas libres estaban y están en Oviedo, entre las dos fases del polígono de Olloniego-Tudela, con la segunda tan vacía como para llevar allí la feria ganadera de La Ascensión. Los redactores de la revisión del Plan General de Ordenación en marcha no citan el informe del instituto de desarrollo, pero concluyen lo mismo: Oviedo no necesita nuevos suelos industriales.

«Oviedo», dice el documento de prioridades, «es más grande que la propia ciudad de Oviedo» y no puede repensar su ordenamiento ciñéndose en exclusiva a sus límites geográficos. Como ejemplo, uno de los equipamientos comerciales de referencia, Intu Asturias, está «a menos de 100 metros del límite del concejo», apuntan. Con ese argumento, abundan en que no tiene sentido ampliar la oferta de suelos fabriles: «El punto más relevante pasa por no apostar por el crecimiento en suelo industrial» dentro de los límites del concejo. El gobierno regional, expone el documento de prioridades, ya ha realizado apuestas muy fuertes en la ZALIA (en Gijón, a unos 15 kilómetros) o Bobes (en Siero, a unos 5 kilómetros).

En Llanera, en polígonos muy próximos como Asipo o Silvota, hay suelo calificado para futuras ampliaciones de los usos industriales y ello sin olvidar que «dentro del concejo aún quedan parcelas disponibles en el eje Olloniego-Santianes-Tudela, además de en el de Cerdeño-Espíritu Santo».

Los redactores dejan de lado, al hablar de suelos fabriles, los de Almacenes Industriales para los que, como adelantó este diario, proponen estudiar alternativas a los usos residenciales que prevé el PGOU actual para la zona. Entre ellas, mantener los usos industriales pero apostando por actividades limpias, tecnológicas o verdes compatibles con el uso mayoritario de la zona.

La apuesta por la manofactura se centra en el documento de prioridades, aún pendiente de aprobación, en «poner en valor los suelos industriales» ya existentes en Trubia, Olloniego, Anieves, Tudela Veguín aprovechando la «tradición industrial de tales enclaves». En Trubia, conviven la coquería de Industrias Doy Morate, Química del Nalón y las armamentística Santa Bárbara Sistemas y Expal Metallurgy; alrededor de Tudela Veguín, la fábrica de cementos homónima o de cerámicas de Anieves, además de algunas medianas y pequeñas industrias del metal, la maquinaria, el prefabricado o incluso el calzado en las contiguos polígonos de Olloniego.

Queda el polígono del Espíritu Santo, completo con un mix de concesionarias de servicios públicos, centros de atención telefónica, concesiones, distribución y grandes comercios, y la zona industrial de Cerdeño, la que concentra el mayor número de concesionarios, ahora en vilo por los planes para la unidad de gestión Cerdeño Industrial, que pueden poner fin a sus negocios.

Más