Rosón duda de que sea posible aprobar el plan económico financiero este mandato

La renovación del campo del Juvencia está prevista en los presupuestos. / PIÑA
La renovación del campo del Juvencia está prevista en los presupuestos. / PIÑA

«El trabajo de la Oficina Presupuestaria quedará hecho», asegura, pero ve difícil tramitarlo antes de que tome posesión la próxima Corporación

G. D. -R. OVIEDO.

Poner en orden el presupuesto de 2019 será, casi con toda seguridad, tarea para la próxima Corporación. El concejal de Economía, Rubén Rosón, explicó ayer que la Oficina Presupuestaria «lleva trabajando un tiempo ya» en la elaboración del plan económico financiero -necesario por los desequilibrios de las cuentas aprobadas por el Pleno el pasado mes de abril- pero dudó que pueda aprobarse antes del final del mandato. «Habría que llevarlo a la comisión de Economía y al Pleno; no sé si por la tramitación administrativa dará tiempo», explicó, aún garantizando que «el trabajo» presupuestario «quedará hecho».

La cuestión no es menor. El alcalde, Wenceslao López, ya mostró hace dos semanas su preocupación por un trámite que, dijo, puede acabar demorando la disposición del préstamo para las inversiones «hasta octubre». Tiene, también, más matices. El presupuesto aprobado incumple la regla de gasto por 14,5 millones de euros y la estabilidad presupuestaria, con un déficit entre ingresos y gastos de 12,6 millones de euros, que bloquea el optimista capítulo de inversiones por más de 34 millones de euros.

Complicación a dos años

El Ayuntamiento, además, deberá de aprobar un plan económico financiero a dos años, que condicionará el presupuesto actual y el del próximo ejercicio. El documento que salga de la Oficina Presupuestaria limitará el radio de acción de la próxima Corporación en más de un sentido. No solo limitará el gasto, sino que, dado que los planes económicos financieros no pueden ser modificados, supondrá una suerte de blindaje para los programas o inversiones que pasen el corte, que sobrevivan a los imprescindibles recortes forzados por la normativa de Hacienda. El próximo alcalde, sea quien sea, puede encontrarse con una lista de inversiones que no responde a sus prioridades y sin otro remedio que llevarlas adelante o dejarlas decaer.

La principal causa del desequilibrio presupuestario, según Intervención, es el exceso de inversión financiada con préstamo. El capítulo 6 del presupuesto será el más afectado por el próximo plan económico financiero o, incluso, sin él. Solo el año pasado, el equipo de gobierno tuvo que adoptar acuerdos de no disposición del gasto por 25 millones de euros, 22 de ellos para inversiones, para corregir el presupuesto de 2018 y adecuarlo a las exigencias de Hacienda.

Temas

Oviedo