La Policía no descarta que el móvil del crimen de Salesas fuera el robo

El acusado, en la Audiencia Provincial, durante la segunda sesión del juicio del crimen de Salesas /PIÑA
El acusado, en la Audiencia Provincial, durante la segunda sesión del juicio del crimen de Salesas / PIÑA

La segunda sesión del juicio se centra en la declaración de los investigadores del suceso

CECILIA PÉREZ

La segunda jornada del juicio contra J. L. D. R., único acusado por el asesinato de José Manuel Fernández Vázquez, 'Lolín', que murió apuñalado en la madrugada del 27 de junio de 2017 en el cuarto de basuras del edificio de Salesas, en el número 8 de la plaza de Primo de Rivera, se centró en la declaración de los agentes de la Brigada Científica de la Policía Nacional que participaron en la investigación. El inspector jefe de la unidad por aquellas fechas, fue el primero en dar testimonio.

Su declaración se centró, a preguntas de todas las partes, en conocer la procedencia del cuchillo, que apareció roto junto al cadáver, y que los investigadores descartaron desde el primer momento como arma homicida porque «su hoja no estaba manchada con la cantidad de sangre derramada por las heridas», por lo que no era compatible, explicó el inspector.

Lo que no negó el responsable de la Científica es que no tuviera «relación con el hecho», es decir, con el crimen. Explicó que la víctima pudo «defenderse» con ese cuchillo pero añadió a renglón seguido que «no tengo base técnica para asegurarlo pero se deduce por sentido común», aseveró. Aunque también precisó que el fallecido «no tenía heridas defensivas».

La sombra de que el móvil del crimen fuera el robo planeó durante la segunda sesión del juicio. Junto al cadáver apareció, tirado en el suelo, un pasador de un reloj que apunta a que pertenecía a la víctima. El argumento dado por el inspector, se basa en que el cadáver tenía «una laceración en la muñeca derecha compatible con que le hubieran arrancado el reloj de forma violenta».

Este argumento lo ratificó también otro agente que participó en la inspección ocular de la escena del crimen. «El cuchillo interviene en la agresión, de alguna manera, porque junto a él apareció el pasador de un reloj y la víctima no llevaba reloj, también un rosario de cuentas con el eslabón forzado, sin cartera... Podría haber un robo».

Noticias relacionadas

 

Fotos

Vídeos