«El sector del taxi necesita abrirse a los jóvenes para entrar en el siglo XXI»

Isabel Álvarez, en la parada de taxi de Toreno./PABLO LORENZANA
Isabel Álvarez, en la parada de taxi de Toreno. / PABLO LORENZANA

Isabel Álvarez, la propietaria más joven de una licencia de taxi en Oviedo: «En una ciudad tan pequeña, con el reglamento vigente y la fusión de las emisoras, empresas como Uber aquí no tienen cabida»

A. ARCEOVIEDO.

Isabel Álvarez (Belmonte de Miranda, 1995) tiene 24 años y es la propietaria de una licencia de taxi más joven del municipio desde el pasado 10 de junio. Graduada en Magisterio por la Universidad de Oviedo, desde el fallecimiento de su padre, Belisario Álvarez, durante el pasado mes de mayo, la joven ha decidido ponerse al frente de la empresa familiar y hacerse cargo del taxi número 3 de Oviedo. «Es una pasión», admite, «y el justo homenaje que se merece mi padre después de haber dedicado cuarenta años al volante».

-Del aula al asiento del conductor hay un trecho.

-La decisión me cambió la vida totalmente. Pensaba opositar, pero cuando falleció mi padre tuve que asumir otra responsabilidad muy distinta.

-¿Ha sido un cambio muy brusco?

-Desde pequeña, siempre supe cómo funcionaba el negocio. Mi padre me enseñó a echar las cuentas, a hacer el papeleo, las revisiones, me presentó a todos sus compañeros... Todo. No ha sido un cambio drástico, y ahora veo que con mi juventud puedo aportar mucho.

-¿Cómo sienta ser la más joven?

-Me hace sentirme orgullosa de lo que me dejó mi padre, pero también me hace pensar que somos los jóvenes los que tenemos que apostar por el futuro del sector. El taxi necesita abrirse a nosotros para entrar en el siglo XXI.

-¿Echa muchas horas al volante?

-Por el momento aún no conduzco, tengo un asalariado y me encargo de la gestión. No obstante, en un futuro, cuando ya esté completamente adaptada, no descarto conducir. Me encanta la carretera, conduzco desde 2013, pero primero toca estudiar las calles (bromea). Hasta ahora solo había sido la ayudante de mi padre. Me gusta este negocio y quiero hacerlo crecer.

-¿Qué le falta al taxi de Oviedo para atraer a los más jóvenes?

-Cuando dices la palabra taxi, mucha gente la asocia con un entorno laboral que tiene poco futuro. Y más ahora con los nuevos paradigmas de transporte como Cabify o Uber. Somos los más jóvenes los que lo podemos sacar adelante.

-¿Que haría para modernizar el negocio?

-Creo que debemos seguir en la línea de lo que han hecho desde la Federación Asturiana Sindical del Taxi (Fast) al implantar la aplicación 'Taxis de Asturias'. Las plataformas digitales son el futuro, y con esta, tenemos un buen punto de partida para seguir innovando. Modernización, tecnología y márketing actual. Esas son las claves. Soluciones digitales para un sector que se ha ido quedando un poco obsoleto.

-¿Teme la posible 'uberización' del sector en Oviedo?

-En una ciudad tan pequeña, con el reglamento vigente y con la reciente fusión de las dos principales emisoras, esas empresas aquí no tienen cabida.

-Son muy pocas las mujeres que gestionan una licencia, ¿esta realidad puede cambiar?

-Hasta hace no mucho tiempo era impensable que una mujer pudiese conducir un taxi, e incluso un coche. Aún existen muchos tópicos, pero son todos erróneos. Las mujeres sabemos aparcar, sabemos conducir y podemos hacerlo igual de bien que cualquier hombre. Yo no tengo miedo a lo desconocido, y creo que con el tiempo la situación se podrá ir normalizando.