Seis meses de cárcel por conducir en sentido contrario para burlar un control

CECILIA PÉREZOVIEDO.

El acusado de conducir en sentido contrario por la autopista AS-II y a «gran velocidad», para evitar un control de alcoholemia de la Guardia Civil, reconoció ayer los hechos ante la sala del Juzgado de lo Penal número 1. Lo hizo tras alcanzar su defensa, ejercida por la abogada Laura Esperanza Menéndez, un acuerdo de conformidad con la Fiscalía del Principado de Asturias. El condenado aceptó el acuerdo a través de videoconferencia, ya que se encuentra internado en un centro de desintoxicación.

Así las cosas, el Ministerio Fiscal modificó el tipo delictivo que se le imponía en un primer momento. De estar acusado por un delito de conducción temeraria ha pasado a ser condenado por un delito contra la seguridad vial. Esta modificación rebajó sustancialmente la pena de prisión que pasó de un año y medio a seis meses. También se redujo los años de retirada del carné de conducir, de ocho se pasó a un año y un día.

El escrito de la Fiscalía recogía que el 30 de marzo de 2018, sobre las siete menos cinco de la mañana, el ya condenado se dirigía de Oviedo a Gijón por la AS-II. Al ver un control de alcoholemia, dio la vuelta arrastrando un cono clavado en el asfalto, apagó las luces del vehículo y circuló por la autovía, en sentido contrario, a gran velocidad.