«En el sitio a Oviedo llama la atención que los tiempos fueron muy justos»

«En el sitio a Oviedo llama la atención que los tiempos fueron muy justos»
Félix Sánchez de Posada, Ramón Duarte y José Mª Navia-Osorio. / M.R.

El geógrafo Ramón Duarte analiza el asedio a la capital en una conferencia organizada por la asociación Amigos de Vetusta, Lancia y Pilares

CECILIA PÉREZ OVIEDO.

Enfocar desde un punto de vista gráfico y visual uno de los «hechos más trascendentales en la historia de Oviedo» fue el objetivo que se marcó el geógrafo Ramón Duarte para ganarse al público que acudió al salón de actos del Real Instituto de Estudios Asturianos (Ridea). Lo hizo dentro del ciclo de conferencias organizado por la asociación Amigos de Vetusta, Lancia y Pilares. Bajo el título 'El sitio a Oviedo durante la Guerra Civil Española', el experto en arquitectura militar analizó este tramo de la historia de la ciudad. «El sitio de Oviedo da, no solo para una conferencia, sino para todo un ciclo», ironizó.

El sitio a la capital asturiana duró tres meses. Se inició el 19 de julio de 1936, cuando el ejército sublevado tomó Oviedo. Comenzó lo inevitable, una agresiva contienda entre el bando Nacional y el Republicano que se prolongó hasta el 20 de octubre de 1937, el día en que las tropas franquistas tomaron los últimos bastiones republicanos de la región. «Sobre el sitio lo que más llama la atención son los tiempos que fueron muy justos con la llegada de las columnas gallegas. En cuestión de un día más o un día menos el resultado no hubiese sido el mismo», relató Ramón Duarte.

El geógrafo no solo se centró en los tres meses que duró el sitio a Oviedo sino en todo el período en el que Asturias estuvo inmersa en la contienda. «El asedio estuvo marcado prácticamente por combates constantes». En este sentido, Ramón Duarte insistió en no separar un acontecimiento de otro y donde el espacio, la geografía de la región, jugó un papel clave que condicionó los acontecimientos en un contexto de una España con tendencia a la «bipolarización» y con unos altos índices de analfabetismo, sobre todo en las zonas rurales, apuntó Duarte.

El salón de actos del Real Instituto de Estudios Asturianos se llenó hasta la bandera para escuchar la conferencia. El presidente de la asociación Amigos de Vetusta, Lancia y Pilares, José María Navia-Osorio destacó el perfil del conferenciante. Geógrafo e investigador apasionado de la arquitectura bélica y socio fundador de Arama (Asociación para la Recuperación de la Arqueología Militar Asturiana 1936/37).

El colectivo presidido por Navia-Osorio cuenta en agenda con más conferencias. De cara al mes que viene, Roma será la protagonista a través del arqueólogo Ángel Villa Valdés que participará en el Ridea, el 22 de abril, con la conferencia 'La Asturias anterior a Roma. Arqueología de los pueblos de Asturias'.

El broche final al ciclo de conferencias lo pondrá el catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad de Oviedo y colaborador de EL COMERCIO, Leopoldo Tolivar Alas, que compartirá con el público un análisis de su propia familia a través de la charla 'De padre a hijo: José Ramón Tolivar Faes (médico e historiador) visto por su hijo Leopoldo Tolivar'.