«Entre todos nos hemos soportado por amor a Oviedo»

Wenceslao López se dirige a la presidencia del Pleno./ÁLEX PIÑA
Wenceslao López se dirige a la presidencia del Pleno. / ÁLEX PIÑA

WenceasloLópez agradece a la Corporación, funcionarios y medios de comunicación su labor durante el mandato

J. C. ABAD / R. AGUDÍNOVIEDO.

El Pleno más corto del mandato que se extingue fue el último y extraordinario, necesario para aprobar el acta del anterior. Por unanimidad, sin novedad. Lo cierto es que, una vez apagado el micrófono del secretario, Wenceslao López tomó la palabra para agradecer la labor de la Corporación saliente, de los trabajadores y funcionarios municipales y la de los medios de comunicación que cubren la actualidad consistorial. La teoría gramsciana dice que las crisis aparecen cuando lo viejo no acaba de morir y lo nuevo no acaba de nacer pero en los tasados tiempos de la administración local hay poco tiempo para la filosofía o las muestras de afecto: en apenas 72 horas habrá otros 27 ediles sentados alrededor de la larga mesa.

Ayer sí que las hubo. Fuera del orden del día, el primer edil en funciones quiso dar las gracias a la Corporación saliente por «cuatro años de trabajo colaborativo al margen de las diferencias que siempre son buenas y permiten enriquecer cualquier acción. Entre todos nos hemos soportado de forma grata por el amor a Oviedo».

También agradeció a los trabajadores municipales y funcionarios su «dedicación» y a los medios el «haber sabido soportar pacientemente nuestras discrepancias y divergencias».

Tras López, el edil de Ciudadanos Luis Zaragoza, que no concurrió a las elecciones y abandona la política activa, pidio el turno de palabra. También dio las gracias a compañeros del Pleno y a los ovetenses por el honor de poder intervenir en las decisiones de la ciudad. «Me he enriquecido como la inmensa mayoría de los concejales de todos los municipios: con muchas satisfacciones y no con euros», ironizó para revelar que «en la política municipal es en la que más se trabaja».

«No puedo negar que gracias a mi condición de concejal he tenido la suerte de descubrir Naves, Udrión o Perlín. La zona rural, como el Naranco, es como ese perro leal que todos sacamos a pasear cada cuatro años; no lo digo como crítica sino comprendiendo que Oviedo es un municipio repleto de necesidades, competencias, servicios, festejos y a veces parece inabarcable», analizó, concediendo al resto de compañeros, del gobierno y la oposición, su convencimiento de que «todos quisieron hacer las cosas bien» pero que «es imposible tener todas las soluciones para todos los problemas».

Zaragoza renegó del «zasca» que sirve para «alimentar a la bestia de las redes sociales», solicitó a los nuevos concejales «respeto» a la institución porque son, dijo, los ediles, «un capítulo muy corto de esta gran obra histórica que es la ciudad de Oviedo». Antes había pedido disculpas por su «vehemencia». En particular con dos de los ediles de Izquierda Unida, Iván Álvarez y Cristina Pontón.

Despedidas

Las despedidas ayer fueron muchas pero la de IU fue la más sentida tras no haber logrado representación para los próximos cuatro años. Roberto Sánchez Ramos, 'Rivi', se fotografió con su cojín de 28 años y la portavoz del grupo durante el mandato, Cristina Pontón, no pudo reprimir las lágrimas al final de la sesión.

Mercedes González, concejala de Educación, saludó a los medios atenta. Igual que sus compañeros Andrea Álvarez y Fernando Villacampa. Ignacio Fernández del Páramo, tras haber pasado toda la mañana recogiendo planos y pliegos de la planta noble de Licencias, invitó al vermú.

Del Partido Popular, el grupo municipal más nutrido, solo repetirán dos concejales en la próxima Corporación, Covadonga Díaz y Gerado Antuña. Ambos encontraron acomodo en la renovada lista de Canteli.

Los otros nueve ediles del PP regresarán a sus trabajos. Entre los parabienes y saludos, destacó el del exalcalde Agustín Iglesias Caunedo con uno que se estrena por Ciudadanos, José Luis Costillas. Caunedo vuelve a su trabajo pero seguirá vinculado al partido «a partir de las tres de la tarde. El tiempo que me deje», confesó a este diario.

En la nómina de las despedidas, también la de Fernando Fernández-Ladreda que, en un momento del invierno llegó a estar en las quinielas populares para encabezar la candidatura a la Alcaldía.No fue así.