El Supremo confirma que TUA debe asumir las dietas de los conductores del autobús

El Supremo confirma que TUA debe asumir las dietas de los conductores del autobús
Autobuses de TUA, en la plaza de la Escandalera. / MARIO ROJAS

Inadmite el recurso de la concesionaria del servicio que pretendía que el Ayuntamiento cargase con estos pagos, unos 840.000 euros al año

GONZALO DÍAZ-RUBÍN OVIEDO.

Fin al culebrón. La liquidación anual del contrato del servicio de Transporte del año 2015 es firme. La sala de lo Contencioso del Tribunal Supremo no ha apreciado interés casacional en el recurso de la concesionaria TUA y, con ello, ha confirmado las sentencias del Juzgado de lo Contencioso Número 3 de Oviedo y su posterior refrendo en la sala del mismo orden del TSJA. Entre lo uno y lo otro, el Ayuntamiento de Oviedo se acaba de ahorrar cerca de 840.000 euros, del ejercicio 2015, pero también de los siguientes y de los venideros.

La disputa de fondo se halla en los intentos de la empresa para que se incluyesen las dietas que percibían los conductores del servicio entre los gastos salariales que forman parte de los cálculos del coste de la concesión. TUA lo intentó en vía administrativa y en los tribunales, pero siempre encontró la misma respuesta: que las dietas forman parte de la organización del trabajo y no de las remuneraciones.

La disputa hunde sus raíces en la renovación de la concesión con TUA en 2004, con un rescate anticipado mandatado por el alcalde Gabino de Lorenzo, que limitaba la competencia al obligar a cualquier otra licitadora a indemnizar a la concesionaria. No hubo sorpresa. Solo se presentó la firma del Grupo Alsa. El nuevo contrato disparó los costes para el Ayuntamiento casi por 12, al pasar de 815.000 euros en 2002 a 9,5 millones en 2009 -un déficit que solo pudo ser corregido parcialmente con subidas del precio del billete- pero también facultaba al Consistorio para diseñar y gestionar a su antojo la red y el servicio. Todo se reducía a una fórmula polinómica en la que se tienen en cuenta los kilómetros recorridos, los salarios de los conductores y los costes de los carburantes para revisar los precios del contrato.

Y en esa fórmula polinómica TUA lleva años intentando meter las dietas de sus conductores, unos 160. Lo intentó en vía administrativa desde 2007 y luego en los tribunales, pero sin éxito. En 2015, sin embargo, se introdujo en el convenio del sector una nueva categoría profesional de «conductor-perceptor de transporte de viajeros urbano». En el texto del acuerdo, muy contestado por la plantilla de TUA, se precisaba que «a los efectos de este convenio se entiende por empresas de transporte de viajeros urbano aquéllas cuya título confesional ha sido otorgado por un Ayuntamiento», que «las dietas no tienen adaptabilidad adecuada a este tipo de empresas» y que los empleados de estas «en ningún caso devengarán dietas, no siéndoles por tanto de aplicación las regulados en el presente convenio ni ninguno otro».

Tras la aprobación del convenio, TUA procedió a incluir la cantidad que los conductores de TUA percibían como dietas en el plus de convenio, que pasó de 116 a 244 euros y reclamó a los tribunales en cuanto tuvo ocasión con la liquidación del ejercicio 2015. Según sus números, el Ayuntamiento en lugar de percibir 670.000 euros, debía pagar a la empresa 171.685 euros de acuerdo con la nueva categoría de «conductor perceptor de transporte de viajeros urbano».

El Ayuntamiento se opuso y recordó que de acuerdo al contrato la fórmula de la revisión de precios se calcula sobre la figura del «conductor perceptor» a secas que sigue existiendo en el convenio. La justicia le ha dado la razón, ahorrado a las arcas municipales 840.000 euros al año y criticado como un «abuso de derecho, cuando no un fraude de ley» que «en la elaboración del convenio colectivo» se cree una nueva categoría para privarla de la percepción de todas las dietas, porque empresas de transporte de viajeros con título concesional de un ayuntamiento solo hay una en Asturias. Sí, TUA.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos