«El tiempo pone a cada uno en su sitio», dice el técnico del 112 del Angliru

Estado de la fuente de Cuatro Caños tras el accidente. / ALEX PIÑA
Estado de la fuente de Cuatro Caños tras el accidente. / ALEX PIÑA

El jefe de sala de emergencias cuya frase «ya somos mayorinos» se hizo viral, asegura que era «evidente» que el joven repitiera otra «hazaña»

C. P.OVIEDO.

El conductor del todoterreno que subió con sus amigos al Angliru en pleno temporal y llamaron pidiendo auxilio al 112 es el mismo que empotró su coche contra la fuente de Cuatro Caños. El jefe de sala del 112 que en enero de 2018 les atendió por teléfono, y que se dio a conocer con la famosa frase de «ya somos mayorinos para saber lo que hacemos», se ha puesto en contacto con EL COMERCIO. Lo ha hecho a través de una carta en la que él mismo se ha autodenominado como «coprotagonista de la historia del Angliru».

El técnico de emergencias se ha referido al accidente de Cuatro Caños como algo esperado. «El tiempo pone a cada uno en su sitio, y visto lo visto, era evidente que volvería a ocurrir una hazaña por parte de H. C., dentro de lo malo nadie ha resultado muerto», aseveró en su escrito.

El conductor y sus amigos decidieron subir al Angliru a pesar del temporal. Se vieron sorprendidos por la nieve en La Cueña de les Cabres, a cuatro kilómetros del área recreativa de Viapará, una zona con una inclinación superior al 23%. No podían dar la vuelta y, después de una hora atrapados, a las cuatro y media de la madrugada, llamaron al 112. El jefe de sala del servicio, en una de sus respuestas les espetó la frase que se hizo viral: «Somos mayorinos ya para saber lo que hacemos, ¿eh?». Los chavales denunciaron los modos utilizados por el técnico de emergencias y el trabajador acabó siendo apercibido por ello.

«Estos fenómenos quedaron como víctimas y nosotros como verdugos»

Con todo, el Servicio de Emergencias del Principado de Asturias aseguró que se siguió el protocolo establecido. Aunque admitieron que algunas de las expresiones utilizadas por el jefe de sala no fueron las más adecuadas.

En el escrito dirigido ayer a EL COMERCIO, el técnico reconoció que «no estuve acertado en mis contestaciones» y que nada más «colgar» pidió disculpas a sus compañeros. «Como jefe de sala debo ser ejemplar y no lo fui». Explicó que ante «la trascendencia pública de mi metedura de pata» colgó en los tablones de la sala del 112 un escrito en el que solicitaba esas disculpas «a todos los compañeros».

Con todo, el técnico incidió en que todo el «trabajo y las movilizaciones» a raíz de la llamada de emergencia desde el Angliru «se hicieron correctamente» y «por el libro». Recordó que se movilizó a la Guardia Civil, a la alcaldesa de Riosa y a dos operarios municipales para abrir el camino a la Benemérita. Además, el técnico dijo que previamente ya había hablado con uno de los amigos del conductor que había logrado descender a pie y que le comentó que «la situación no era para nada alarmante». El responsable de la sala del 112 lamentó en el escrito que «estos fenómenos quedaron como víctimas y nosotros como verdugos», tras el incidente del Angliru en enero de 2018. Ahora, hay una nueva «hazaña».

Más información

<iframe src="https://www.facebook.com/plugins/page.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Felcomercio%2F&tabs&width=600&height=300&small_header=false&adapt_container_width=true&hide_cover=false&show_facepile=true&appId" width="600" height="300" style="border:none;overflow:hidden" scrolling="no" frameborder="0" allowTransparency="true"></iframe>