«Ahora nos tiene que tocar el Gordo»

Belén Suárez y Julia Fernández, en la administración. / ALEX PIÑA
Belén Suárez y Julia Fernández, en la administración. / ALEX PIÑA

La Riosellana, en Oviedo, reparte el primer premio de la Lotería Nacional con 300.000 euros a la serie

A. ARCEOVIEDO.

«La Navidad está a la vuelta de la esquina y estamos vendiendo décimos como locas. Estamos en racha», explicó, en declaraciones a este diario, Esther Julia Fernández, la propietaria del estanco La Riosellana, la administración de Loterías número 15 de la ciudad, ubicada en la calle Joaquín Costa, que repartió ayer el primer premio de la Lotería Nacional, dotado con 300.000 euros a la serie, 30.000 al décimo 74.385.

La suerte se ha quedado en Teatinos. La administración selló un décimo y los vecinos no tardaron en salir a festejarlo. «Esta mañana ha sido una fiesta», explicó la lotera. «Esta es una calle de mucho paso y es un barrio que se mueve mucho y donde sus vecinos consumen mucho», señaló. Por eso, «cada año sacamos un décimo para Navidad solo para ellos», anticipó. El 31.183, «un número muy guapo, pero que vuela». «Ahora nos tiene que tocar el Gordo», sentenció.

En ese sentido, además de en la capital de Asturias, el premio ha llegado a Barcelona, Vizcaya, Granada, las islas Baleares, Jaén, Madrid, Pontevedra y Valencia, informaron desde Loterías y Apuestas del Estado.

«Este es un negocio familiar, de los de toda la vida», relató Fernández. «Fueron mis abuelos, en 1948 lo comenzaron y desde entonces ya hemos repartido alguna que otra pizca de suerte», bromeó. El último, a finales de julio, cuando la administración de Teatinos selló el boleto la Bonoloto que dejó en Oviedo un premio de 41.648 euros, correspondiente a una papeleta acertante de segunda categoría. Además, en 2014, La Riosellana también repartió un cuarto premio del sorteo de Navidad.