Los trabajadores del Espíritu Santo reclaman más zonas de aparcamiento

Una de las calles del polígono Espíritu Santo, con coches en doble fila. / MARIO ROJAS
Una de las calles del polígono Espíritu Santo, con coches en doble fila. / MARIO ROJAS

Los coches estacionan en lugares prohibidos ante la «escasez» de plazas en el polígono, que no tiene ninguna parada del autobús urbano

ROSALÍA AGUDÍN OVIEDO.

Coches aparcados en doble e incluso triple fila, encima de la acera, delante de un vado o de una verja de acceso a una nave, en calles privadas y en lugares reservados exclusivamente para camiones. Parece que todo vale. Esta es la situación que, al menos entre semana, se puede ver en el polígono del Espíritu Santo. Las plazas de aparcamiento «escasean» y muchos empleados se vieron obligados a llegar con bastante tiempo de antelación a sus puestos de trabajo si quieren dejar sus vehículos en un lugar cercano. Urgen, por todo ello, la construcción de más zonas de estacionamiento y que haya paradas de TUA dentro del recinto.

Ochenta y cinco empresas tienen en la actualidad su sede en esta área industrial, según los datos de la Federación de Polígonos Industriales de Asturias (Apia), y entre ellas se encuentran algunas de las más importantes de Asturias. Allí está, por ejemplo, el centro de formación de Alsa, los talleres y el área de coordinación de TUA, la sede de los servicios de limpieza y recogida de basuras de Oviedo, Aqualia, Orange, Transinsa, numerosos concesionarios como Renault o Toyota, empresas de alimentación o de paquetería, entre otras.

La calle más transitada es Irlanda. El chapista José Rodríguez apunta que es la que da mayores problemas de tráfico: «Aquí se encuentran los bares y el estanco y yo soy uno de los perjudicados de esta situación». Entra a trabajar a las nueve de la mañana, pero acostumbra a llegar treinta minutos antes para encontrar un lugar adecuado donde dejar su turismo. Si estacional mal, los agentes de la Policía Local le «multan». Aunque, se quejó, «el otro día había un camión aparcado en un lugar prohibido y nos dijeron que no podían hacer nada».

Manuel Rodríguez, de Metálicas R3, lidia cada día con los conductores que dejan sus vehículos en la calle privada contigua a su nave. Se encuentra al lado de la calle Irlanda y nada más acceder a la misma hay un cartel que informa de la restricción, sin embargo los usuarios no hacen caso: «La gente pasa y es entonces cuando tenemos que avisara la Policía Local», abunda para a renglón seguido especificar que los problemas de aparcamiento se producen todos los días de la semana. «No hay sitio para aparcar ni por las mañanas ni por las tardes, aunque los viernes después del mediodía hay menos tráfico», detalla. La culpa es, según sus palabras, que no se han construido las zonas de estacionamiento prometidas, cuando hay empresas como Orange con más de mil empleados que necesitan aparcamientos.

Patricia Martínez, trabajadora de Alsa, propone otra solución: «Que los autobuses de TUA paren en medio del polígono». La parada más cercana se encuentra encima de la calle Holanda y «ningún autobús» tiene apeadero en este polígono industrial. «Las zonas de aparcamiento escasean a partir de las ocho y media de la mañana. Este problema se podría resolver si la gente de Oviedo viniese en autocar».

Dicho supuesto ya está recogido en el nuevo mapa de transporte urbano diseñado por el Ayuntamiento y que, si todo va bien, entrará en vigor el próximo 1 de agosto. La Concejalía de Servicios Básicos, liderada por la socialista Ana Rivas, prevé la creación de una línea rápida que una El Cristo con el polígono del Espíritu Santo y que haga parada en La Corredoria, el HUCA, Pumarín y la zona centro. Será más veloz porque tendrá un 60% menos de paradas que la línea C, a la que viene a reforzar.

«Saturación»

La Federación de Polígonos Industriales de Asturias advierte también de este problema. En su web explican que en todos los viales del Espíritu Santo existen zonas de aparcamiento, aunque dependiendo de las áreas y la actividad de las empresas «se detectan puntos de saturación». Asimismo, recuerda que hace dieciséis años fueron ellos quienes instalaron una escalera para unir la parada de bus con el polígono y que hasta hace unos años había allí una parada de taxi. Sin embargo, se eliminó por no ser rentable.

Temas

Oviedo, Ora