Tres policías de Oviedo salvan la vida a una joven en un ferry de Denia a Mallorca

Estado en el que quedó la cartera. /E. C.
Estado en el que quedó la cartera. / E. C.

El joven se estaba ahogando y los agentes se hicieron cargo de la situación ante la «falta de colaboración» de la tripulación

DANIEL LUMBRERAS

Tres agentes de la brigada móvil de la Policía Nacional de Oviedo han salvado la vida a una joven de 16 años que se ahogaba que ayer viajaba en el ferry de Denia a Palma de Mallorca. Los hechos ocurrieron en una situación especialmente compleja, dentro de una embarcación con 800 pasajeros, a 40 grados, sin aire acondicionado y en la que imperaba el «caos». Tanto que, tras atracar, se precisó la presencia de hasta cuatro ambulancias desplazadas hasta el puerto para atender a los pasajeros afectados. No obstante, no hubo que lamentar daños fatales gracias a la labor de los tres agentes asturianos que se hicieron cargo de la atención de la afectada ante una una tripulación ausente.

«Una chica empezó a convulsionarse y se tragó la lengua. Los funcionaron la tumbaron, la pusieron en posición de seguridad y le sacaron la lengua. Le colocaron la cartera donde llevamos la placa para que le quedara abierta la boca» y así no se ahogara, relató uno de los agentes del dispositivo, que participa en la seguridad del rey Felipe VI y el resto de la familia.

La situación en el barco era crítica, pero los miembros de la tripulación «desaparecieron», relató el policía. Los pasajeros amagaron con llevar a cabo un motín e invadieron una cubierta cerrada por seguridad. Tuvieron que pagar el agua que, a desgana, el personal de a bordo comenzó a atenderles. Así que los agentes tuvieron que calmar al pasaje, enfrentándose además a la «falta de colaboración» de los trabajadores del ferry. Por suerte, contaron con la ayuda de personal médico que viajaba en la nave y de un joven que acababa de aprobar la oposición a Policía Nacional.

Al llegar a tierra, numerosos pasajeros corrieron a manifestar sus quejas y a solicitar la devolución del billete, algo a la que la compañía accedió. «Nos han tratado como a animales», según recogieron medios locales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos